MUNDO

AFP

largas filas  de espera militares vigilan el paso en la frontera colombia-venezuela   Decenas de personas rompieron el cerco militar  el sábado  para comprar medicinas y alimentos

Largas filas
de espera
militares vigilan el paso en la frontera Colombia-Venezuela
Decenas de personas rompieron el cerco militar
el sábado para comprar medicinas y alimentos

Venezuela recibirá 2017
con dos fronteras cerradas

Quienes cruzaban a Colombia y a Brasil para adquirir productos escasos, trabajar o visitar a parientes se vieron afectados. Se habilitó solo un ‘corredor familiar’, tomando en cuenta el periodo vacacional

Más información

Tags

ELNACIONAL/ EFE/ AFP
Caracas

19/12/2016
06:00

Una multitud se concentró ayer en el puente internacional Francisco de Paula Santander, el que une Cúcuta (Colombia) con Ureña (estado Táchira de Venezuela), pero esta vez no eran las mujeres de blanco quienes rompieron el cordón de seguridad para cruzar la frontera como pasó el sábado.
El mismo sitio, que fue violentado el 5 de julio y el 17 de diciembre por venezolanos desesperados por ir a comprar comida, ahora es usado para el “corredor familiar” anunciado por el presidente Nicolás Maduro.
Desde la madrugada de ayer cientos de personas hicieron una larga fila para cruzar al país vecino con el fin de comprar alimentos y medicinas.
Maduro determinó la noche del sábado extender el cierre de fronteras con Colombia y Brasil hasta el 2 de enero, pero destacó que se establecería un “corredor familiar”, al tomar en cuenta que se está en un periodo vacacional.
Dicho corredor permite que familias pasen a Colombia solo con la Tarjeta Migratoria fijada por ambos gobiernos con la reapertura parcial de la frontera en agosto, cuando se autorizó el paso peatonal por seis puntos limítrofes. Grupos de entre 20 y 40 personas cruzaban ayer por barricadas con púas dispuestas en territorio venezolano.
Relativa calma
Entretanto, tras dos días críticos por la escasez de dinero en efectivo en todo el país, Venezuela volvió ayer a una relativa calma luego de que el presidente decidiera dar un paso atrás y postergar hasta el 2 de enero la eliminación del billete de 100 bolívares (15 centavos de dólar a la tasa de cambio oficial más alta), cuya salida de circulación y la falta del nuevo papel moneda desataron protestas y la declaración del toque de queda en una ciudad del sur del país.
Pese a que en algunas zonas persistieron pequeños focos de violencia, las autoridades reportaron en la mayoría de los estados del país relativa calma tras dos días de intensas protestas, que causaron al menos un fallecido y unos 300 detenidos.
Desde el viernes, los venezolanos comenzaron las protestas frente a comercios e instituciones bancarias exigiendo que les canjearán los billetes o les permitieran hacer las compras y que acabaron con saqueos y destrozos. Los bancos endurecieron las medidas para racionar y distribuir el efectivo a solo unos cuantos miles de bolívares por persona, y muchos cajeros electrónicos dejaron de funcionar, mientras que otros seguían entregando billetes de 100 bolívares, pese a no tener valor

Valoración de la noticia

Gustó
(0)

Sorprendió
(0)

Emocionó
(0)

Indiferente
(0)Read more

Artículos Relacionados