Fotografía tomada el pasado 24 de enero en la que se registró al presidente de EE.UU., Donald Trump durante la firma de dos órdenes ejecutivas para resucitar los polémicos proyectos de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, durante un acto en la Casa Blanca, en Washington DC (EE.UU.)

Más

Washington, 1 feb (EFE).- El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU anunció hoy que va a acelerar la evaluación y aprobación de las obras del oleoducto Dakota Access, al que se oponen ambientalistas y tribus nativas estadounidenses.

El portavoz del Ejército estadounidense, Malcolm Frost, informó de que en línea con la orden ejecutiva firmada el 24 de enero por el presidente estadounidense, Donald Trump, el Cuerpo de Ingenieros "revisará de manera urgente la aprobación para construir y operar el oleoducto Dakota Access", según un comunicado.

No obstante, Frost aseguró que eso no significa que se haya autorizado la parte más polémica del trazado del oleoducto, la que transcurre por terreno federal a través del río Misuri a su paso por Dakota del Norte, muy cerca de la reserva india "Standing Rock Sioux".

Según revelaron hoy dos legisladores de Dakota del Norte, el secretario del Ejército en funciones, Robert Speer, ha dirigido ya al Cuerpo de Ingenieros a aprobar el trazado final de un proyecto de 3.700 millones de dólares.

Solo el tramo que transcurre cerca de reserva india de los más de 1.800 kilómetros de oleoducto fue suspendido por el Gobierno del presidente Barack Obama, debido a las protestas que pedían no abordar un proyecto que ponía en riesgo el estilo de vida de los nativos estadounidenses en esa zona.

El senador de Dakota del Norte John Hoeven y el congresista Kevin Cramer aplaudieron la celeridad que ha tomado el proyecto después de que Trump pidiera avances en los oleoductos del Dakota Access y Keystone XL, destinados a transportar crudo desde los yacimientos de arenas bituminosas de Canadá al sur de Estados Unidos.

Cramer aseguró que la aprobación del tramo final de Dakota Access es "inminente", algo que ha vuelto a despertar a los grupos opuestos a la construcción, que ya mantuvieron fuertes choques con fuerzas del orden hasta finales del año pasado.

Los grupos opuestos al oleoducto han asegurado que se movilizarán de manera masiva para detener el proyecto, que debería transcurrir por debajo del curso río Misuri.

Las tribus indígenas creen que con el nuevo oleoducto se pone en grave riesgo la calidad del agua de la que viven ellos y más de 17 millones de estadounidenses a lo largo de la ribera del Misuri.

RebloguearCompartirTuitearPin itCompartirRead more