Si te digo que pienses en la tablet más antigua que recuerdes, posiblemente te remontes al primer iPad, que vio la luz en 2010 (y que, por cierto, cumplía siete años la semana pasada). O, si seguías el mundo de la tecnología desde antes del cambio de siglo, quizá te resulte familiar la Microsoft Tablet PC de HP Compaq que se anunció en el año 2001. En realidad, hubo alguien que ya intentó crear una y fue bastante antes, en 1968, antes incluso de que se acuñara el término "tablet".

Por aquella época, Alan Kay era un joven trabajador del Xerox Palo Alto Research Center que llevaba tiempo dándole vueltas al concepto de ordenador personal (en contraste con el uso militar, empresarial y profesional que reinaban entre los fabricantes de la época). Después de hablar con otros compañeros que estaban comenzando su investigación sobre cómo el lenguaje de programación Logo podría ayudar a los niños más jóvenes a avanzar en matemáticas, a Kay se le ocurrió una idea:

"Este encuentro finalmente me hizo ver cuál iba a ser el destino real de la computación personal. No un "vehículo" dinámico personal, como las metáforas de Englebart decían de forma opuesta a las "vías de ferrocarril" de IBM, sino algo mucho más profundo: un "medio" personal dinámico. Con un vehículo, uno podía esperar hasta el instituto para tomar "clases de conducción". Pero si era un medio, éste se tenía que extender hasta el mundo de la infancia".

En 1968, Kay creó el concepto de Dynabook, que pasaría varios años perfilando. En el libro "Tracing the Dynabook : a study of technocultural transformations" lo definen así:

"Kay lo llamó el Dynabook, y el nombre sugiere lo que iba a ser: un libro dinámico. Eso es, un medio como un libro, pero uno que era interactivo y estaba controlado por el lector. Proporcionaría los andamios cognitivos de la misma forma en la que los libros y los medios impresos habían hecho en los últimos siglos pero, como el trabajo de Papert's con niños y Logo había comenzado a demostrar, cogería las ventajas del nuevo medio de computación y proporcionaría los medios para nuevos tipos de exploración y expresión"

"Un ordenador personal para niños de todas las edades"

Dynabook

Con la idea sobre su función clara, Kay empezó entonces a darle forma en prototipos de cartón (como puede verse en la imagen que encabeza el artículo). En 1972, el investigador presentaba su paper "Un ordenador personal para niños de todas las edades" en el que ofrecía más detalles no sólo sobre su motivación y su visión de la computación personal de la época, sino sobre el propio dispositivo que tenía en mente.

Su idea era conseguir una especie de ordenador personal con forma de tablet orientada a la educación. Ésta tendría un grosor reducido, una pantalla táctil de cristal líquido y un teclado. Como una libreta de toda la vida en tamaño, con una interfaz gráfica (toda una revolución para la época) que permitiera la reproducción de gráficos, música y texto, y con almacenamiento interno para 500 páginas. El teclado no sería la única forma de introducir información: también se podría vía voz. En la imagen que dibujó Kay también se aprecia la palabra "stylus", aunque en su paper no llegó a pronunciarse al respecto.

Dynabook 2

La idea de Kay es que el Dynabook que se pudiera conectar a otros sistemas para "copiar" a él información (entre ellos, a la ARPA Network) e incluso vaticinaba la existencia de "máquinas de vending" de contenidos, a los que no se podría acceder hasta haber pagado. "Los libros se podrán instalar en lugar de ser comprados o de ser prestados", aseguraba. Sobre la "propiedad" digital, Kay decía lo siguiente:

"La habilidad de hacer copias fácilmente y de poseer la información uno mismo probablemente no debilitará los mercados existentes, como ha ocurrido con la xerografía, que ha reforzado la edición; y tal y cómo las cintas no han perjudicado a la industria musical sino que han proporcionado una forma de organizar la música propia de cada uno. La mayoría de la gente no está interesado en ser una fuente o un contrabandista, sino que más bien gusta de intercambiar y jugar con lo que ellos poseen"

Según los cálculos de Kay, los componentes para fabricarlo podrían costar 294 dólares, con lo que no era descabellado poder sacarlo a la venta por 500 dólares, algo caro para la época. "La cantidad media anual que se gasta por niño en educación es sólo de 850 dólares", decía, y por ello incluso proponía un modelo distinto de financiación: "quizá el dispositivo se deba regalar como si fuera una libreta, y sólo vender el contenido (cassettes, archivos, etc.). Esto sería bastante similar a la forma a la que los paquetes de TV o la música es ahora distribuida".

"¡Hagámoslo!", decía para terminar en su paper.

Por desgracia para Kay, el Dynabook nunca se materializó

Pese al entusiasmo de Kay, el Dynabook como tal no se llegó a fabricar nunca por falta de apoyo en Xerox y por las propias limitaciones tecnológicas de la época . ¿Recordáis cómo eran los ordenadores entonces? Pues imaginaos cómo sería construir una tablet.

Xerox Alto Xerox Alto, el primer ordenador personal con interfaz gráfica, que luego copiarían otros fabricantes

Dos ingenieros de Xerox PARC, Chuck Thacker y Butler Lampson, pidieron permiso para intentar replicar una máquina similar por su cuenta, y así vio la luz Alto, al que también se le conoció como "Dynabook interino". No era una tablet, ni mucho menos, pero mantenía algunas las ideas que Kay había planteado en su publicación. El Xerox Alto fue uno de los primeros ordenadores personales de la historia y Steve Jobs y los ingenieros de Apple se inspiraron en algunas de sus novedades y conceptos, como el uso de una interfaz gráfica, para sus propios ordenadores.

El Dynabook no llegó a fabricarse, pero varias de sus ideas, entre ellas la de una interfaz gráfica, estuvieron presentes en otros proyectos de Xerox y llegaron poco después a los ordenadores de otras marcas

A partir del Minuto 2:27, la interfaz gráfica del Xerox Alto en acción

Kay no sólo es recordado por el Dynabook en sí, sino por la visión educativa que le dio al proyecto, por su peculiar visión del paradigma de la computación personal y por cómo llegó a anticipar algunas de las problemáticas (e incluso tecnologías) que llegarían después.

No sólo eso: en 2001, Microsoft presentaba su Microsoft Tablet PC, un proyecto que Chuck Thacker y Butler Lampson habían liderado. Sí, los mismos que en su día intentaron llevar a la práctica el Dynabook original. "El Tablet PC de Microsoft es el primer ordenador parecido a Dynabook que es lo suficientemente bueno como para criticarlo", decía Kay tras su presentación. El Tablet PC fue un fracaso, sí, pero aunque eso ya es historia para otro día, abrió el camino a las tablets modernas.

Imagen | Marcin Wichary, Gautier Poupeau
Más información | Tracing the Dynabook : a study of technocultural transformations (2006), "Un ordenador personal para niños de todas las edades" (1972), Entrevista con Alan Kay en Wired (2008)

También te recomendamos

Este chip se autodestruirá en 3, 2, 1…

Por qué comprar una moto puede ser la mejor medida de ahorro para la economía doméstica

IDC: la desaceleración de los tablets se acentúa, los PCs recuperan (un poco) el aliento


La noticia Dynabook, la tablet que nunca llegó a fabricarse pero que revolucionó el mundo de la informática… en 1968 fue publicada originalmente en Xataka por María González .

Read more