Ver fotos
El presidente estadounidense Donald Trump. EFE

Más

Washington, 10 feb (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, prometió hoy nuevas medidas para reforzar la seguridad del país, en reacción al fallo de un tribunal que mantiene bloqueado su polémico veto a los refugiados y ciudadanos de siete naciones musulmanas.

"Vamos a hacer algo muy rápidamente que tiene que ver con seguridad adicional para nuestro país", anunció Trump durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en la Casa Blanca.

"Lo verán en algún momento de la próxima semana", señaló el presidente en tono enigmático, sin aportar detalle alguno.

Hace dos semanas, Trump firmó una polémica orden ejecutiva como herramienta para luchar contra el terrorismo yihadista, que se encuentra bloqueada merced al fallo emitido este jueves por un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito.

Ese decreto suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados de EEUU -o indefinidamente en el caso de los sirios- y frenaba durante 90 días la emisión de visados para ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y con historial terrorista: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen.

El magnate inmobiliario adelantó hoy que adoptará más medidas de seguridad después de divulgarse informaciones periodísticas que apuntan a que el Gobierno podría elaborar una nueva orden ejecutiva para esquivar los obstáculos judiciales.

En declaraciones a los periodistas a bordo de su avión presidencial de camino a Florida, donde pasará el fin de semana con Abe, Trump aclaró que baraja varias opciones, entre ellas rubricar "un decreto totalmente nuevo".

Antes de partir hacia ese estado del sureste del país, Trump insistió en la rueda de prensa en que buscará ante la Justicia tumbar la decisión del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco (California).

"Continuaremos el proceso en los tribunales y, finalmente, no tengo duda de que ganaremos ese caso particular", subrayó el mandatario republicano.

Trump esperará hasta la próxima semana, "quizás el lunes o el martes", para responder con alguna acción a la decisión del Tribunal de Apelaciones.

"Vamos a mantener nuestro país seguro", agregó el presidente, quien hizo hincapié en que hará "lo que sea necesario" para lograr ese objetivo, como la "vigilancia extrema" de refugiados y de ciudadanos de países con antecedentes de terrorismo yihadista.

Un panel de tres jueces -dos nombrados por presidentes demócratas- del Tribunal de Apelaciones rechazó este jueves por unanimidad que el bloqueo al veto ponga en peligro al país, como argumenta el Gobierno.

Los magistrados apelaron al "interés público general" para mantener inmovilizado el veto, impuesto en un principio hace una semana por el juez federal de Seattle James Robart a instancias de los fiscales estatales de Washington y Minesota, ambos demócratas.

Frente a ese revés judicial, Trump, que llegó a la Presidencia el pasado enero tras presumir de "ganar" siempre en el mundo de los negocios, se niega a admitir la derrota y no deja de contraatacar a los jueces, un gesto inusual en un presidente estadounidense.

Antes de comparecer ante los medios con Abe, el multimillonario tildó hoy de "vergonzosa" la decisión judicial en un mensaje publicado en su hiperactiva cuenta de la red social Twitter.

Pese a la unanimidad del fallo, Trump no ocultó su ira el jueves por la noche, cuando tachó de "política" la decisión.

"Nos vemos en los tribunales, ¡La seguridad de nuestro país está en juego!", llegó a remarcar el presidente en un mensaje divulgado en letras mayúsculas en Twitter, grafía que en internet suele denotar gritos o enojo.

El Gobierno debe ahora decidir su respuesta legal, que pasa por interponer un recurso ante el Tribunal Supremo o solicitar otra evaluación del fallo a una corte federal con un número más amplio de jueces.

"Estamos revisando cualquier opción en el sistema judicial, incluida una apelación ante el Tribunal Supremo", confirmó a Efe una fuente de la Casa Blanca que pidió el anonimato.

La polémica del veto migratorio, muy criticado dentro y fuera de Estados Unidos, ha salpicado a Trump durante dos de las tres semanas que lleva en el poder, y no tiene visos de amainar.

Un día después de entrar en vigor, el controvertido decreto generó mucha confusión e indignación en aeropuertos del todo el mundo, mientras numerosos viajeros veían bloqueado su acceso a territorio estadounidense.

Dada la suspensión temporal de la medida por orden judicial, los nacionales de los países afectados se han apresurado a viajar a EEUU con los visados que habían procesado antes de que estallase el contencioso.

RebloguearCompartirTuitearPin itCompartirRead more