Los miembros de la delegación del Gobierno sirio celebran una reunión de conversaciones de paz entre Siria y el enviado especial de la ONU para ese país. EFE

Más

Ginebra, 25 feb (EFE).- El jefe de la delegación opositora siria en las negociaciones de paz, Naser al Hariri, garantizó hoy que la oposición no se retirará de este proceso diplomático, tras una serie de ataques que hacen temer por la continuidad de la tregua en vigor desde finales de diciembre.

"Nosotros permaneceremos en el proceso político para cumplir nuestros objetivos y no permitiremos ningún intento para hacerlo fracasar", declaró el líder opositor en una rueda de prensa.

Frente a las exigencias del jefe de delegación del Gobierno sirio de que todos los grupos representados en la delegación opositora condenasen de manera pública y explícita esos ataques, Al Hariri manifestó su condena "al terrorismo en todas sus manifestaciones".

"Por supuesto que condenamos el terrorismo, como lo hemos hecho innumerables veces", señaló, tras mencionar que en varios lugares de Siria distintos grupos rebeldes combaten actualmente a la organización yihadista Estado Islámico y a otras afines.

Sendos atentados golpearon a primera hora de hoy instalaciones de servicios militares y de policía de Siria, causando la muerte de decenas de personas, entre ellos altos cargos de esas entidades.

Sin embargo, un miembro de la delegación opositora dijo en la misma conferencia de prensa que existen pistas que llevan a creer que el Gobierno tuvo participación en los atentados de Homs.

"Es extraño que esto pueda haber ocurrido en una área con gran seguridad, que está muy vigilada y donde una operación así no podría suceder a menos que haya facilidades para el acceso", comentó el coronel Fateh Hassoun, representante de una facción armada que combate en Siria.

Agregó que en la zona afectada "no hay registro de actividad de grupos terroristas" y que también es sospechoso que algunos responsables militares muertos sean personas a las que se ha atribuido responsabilidad en crímenes contra la población civil y que eran susceptibles de ser juzgados en el futuro por la Justicia internacional.

Después de los ataques de Homs se reportaron bombardeos aéreos en la periferia de Damasco y en la provincia de Idleb, controlada prácticamente en su totalidad por los rebeldes sirios.

Al Hariri sostuvo que de esta manera el régimen sirio ha tomado represalias e intentado truncar las conversaciones de paz que se han reanudado en Ginebra después de una pausa de diez meses forzada por los desacuerdos insalvables entre las partes beligerantes.

"El Gobierno se esta vengando con ataques contra civiles, pero nosotros, como grupos militares, queremos mostrar a la comunidad internacional que hemos optado por la búsqueda de una solución política", aseguró Hassoun.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more