Tres soldados de la Policía Federal en un puesto de control de Mosul. EFE

Más

Erbil (Irak), 27 feb (EFE).- Las fuerzas iraquíes expulsaron hoy al grupo terrorista Estado Islámico (EI) de dos barrios del oeste de Mosul y se hicieron con el control de uno de los puentes sobre el río Tigris, una conquista estratégica para la batalla que están librando en la mitad occidental de la urbe.

El jefe del cuerpo policial Fuerzas de Respuesta Rápida, Zamer al Huseini, aseguró a Efe que sus hombres "liberaron" los barrios de Al Tayarán (Los Aviones, en árabe) y Al Yausaq, situados en el suroeste de la ciudad.

Mientras, el comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat, informó a Efe de que las Fuerzas de Respuesta Rápida tomaron también los edificios de la Universidad de Nínive, la segunda de la ciudad después de la que lleva el nombre de la misma, situada en el este.

Ese centro de enseñanza superior se encuentra en Al Yausaq, al igual que el polideportivo que hospeda la piscina olímpica y que fue recuperado hoy por las fuerzas de la Policía, que están siendo la punta de lanza en la ofensiva sobre el oeste de Mosul.

En los combates de hoy en esas áreas fueron abatidos 102 terroristas del EI y otros cuatro arrestados, y fue destruido un hospital de campaña que era empleado por la organización radical.

Por otra parte, las fuerzas iraquíes alcanzaron hoy la orilla oeste del río Tigris y conquistaron el cuarto puente sobre el mismo, el que está situado más al sur de Mosul.

A pesar de que el puente está destruido por los combates y los bombardeos, su control es de importancia estratégica para que las fuerzas iraquíes pasen del este al oeste del río y puedan recibir refuerzos desde la parte oriental, que controlan desde finales de enero.

El jefe de las Operaciones para la Liberación de la provincia de Nínive -de la que Mosul es capital-, el general Neshm Abdalá al Yaburi, dijo que un grupo de ingenieros militares del Ministerio de Defensa llegó a la zona para estudiar la posibilidad de reparar el puente o construir uno nuevo que pueda ser empleado por las tropas.

Por otra parte, un comandante de las Fuerzas Antiterroristas, Abdelwahab al Saadi, dijo a Efe que sus unidades irrumpieron en el barrio de Al Mansur, donde el EI opone una gran resistencia.

Hasta el momento, las fuerzas especiales mataron en ese distrito a 16 terroristas, entre ellos seis suicidas, según Al Saadi.

Además de ofrecer resistencia frente a sus enemigos sobre el terreno, los yihadistas han seguido lanzando ataques contra los civiles en los barrios orientales de Mosul.

Desde el otro lado del río, los radicales lanzaron proyectiles de mortero sobre las viviendas en un total de cinco barrios, así como bombas desde aviones no tripulados.

Al menos dos personas murieron en esos ataques y veinte resultaron heridas, informó a Efe el director de un centro médico de la parte oriental de Mosul, el doctor Mohamed Safar.

Desde su liberación el pasado enero, el este ha sido blanco de ataques de los yihadistas, que se muestran desafiantes y resisten en su último bastión de Irak.

Aún así, el EI sigue perdiendo territorio ante sus enemigos, también en los alrededores de Mosul, donde tropas del Ejército se hicieron hoy con el control de la localidad de Jabirat, al sur de la comarca de Babush, situada a 25 kilómetros al oeste de Mosul.

Las milicias progubernamentales Multitud Popular por su parte se enfrentaron a los yihadistas en la comarca de Tel Abtá, al oeste de Mosul, y en la zona de los montes de Atshana, donde mataron a 21 extremistas.

El pasado día 19, las fuerzas iraquíes conjuntas -integradas por unidades de la Policía, el Ejército y milicias- dieron comienzo a la ofensiva sobre el oeste de Mosul, que se prevé muy complicada debido a la elevada densidad de población de esta zona, compuesta por barrios populares de calles estrechas y mercados.

La ONU calcula que unas 750.000 personas permanecen en esa mitad de la urbe y que cerca de 245.000 podrían huir de los combates en las próximas semanas.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more