El escándalo por la divulgación de fotos de mujeres militares desnudas en un grupo de Facebook cuyos miembros son hombres integrantes del cuerpo de marines, ha consternado a la sociedad estadounidense y causado fuerte molestia dentro de las propias fuerzas armadas.

Las imágenes de mujeres marines, que habrían sido obtenidas y publicadas por sus propios compañeros en armas, son síntomas de la existencia de conductas misóginas, sexistas y de acoso que resultan en sí inaceptables y que, al darse en el contexto militar, tienen un efecto desmoralizador que lacera no sólo a las militares víctimas sino al cuerpo de marines en general.

Ahora que esos abusos han sido conocidos y son investigados, algunas de las marines que los sufrieron han comenzado a dar su testimonio, a mostrar su molestia o tristeza, su sensación a la vez de debilidad por haber sido agredidas y de fortaleza por enfrentar la situación con la frente en alto.

Ver fotos
La exmarine Kally Wayne dio su testimonio sobre la divulgación, por su exnovio y también marine, de un video sexual privado suyo en un grupo de Facebook. (ABC/GMA)

Más

Una de ellas es la exmarine Kally Wayne, quien de acuerdo a la televisora ABC acusó a su ex novio, también un marine, de haber publicado en el citado grupo de Facebook un video sexual que ambos se habían tomado durante su relación.

“Sentí que mi privacidad me fue arrancada”, explicó Wayne.

Ese video era material privado y publicarlo en Facebook, en el grupo llamado ‘Marines United’, constituyó un abuso severo y la expuso, como a otras de las víctimas, a sufrir acusaciones y epítetos obscenos en las redes sociales.

“Tener que soportar ser acosada cada día de mi vida durante el pasado año por un error que cometí hace cuatro años es algo por lo que nadie merece pasar”, añadió la exmarine a ABC.

Y no se trata de un caso aislado. Esa práctica de acoso y violación de la privacidad sería, como la propia Wayne comentó, una lacra extendida entre los marines. No todos los miembros de ese cuerpo militar las practican, ciertamente, pero incluso si son una minoría los efectos y alcances de sus abusos son dolorosos y punzantes.

El comandante en jefe de los Marines condenó la actividad de ese grupo en Facebook, que habría divulgado miles de fotos y videos. Ahora, Wayne y otras afectadas buscan justicia y las autoridades militares han dicho que perseguirán criminalmente a quienes participaron directamente en las actividades de ‘Marines United’.

¿Cuántos militares podrían, así, ser sancionados? Es difícil saberlo, pues al parecer las acciones legales se emprenderían contra quienes tenían participación directa en la publicación o promoción de las fotos y videos y no a quienes meramente las vieron. Según The Washington Post, ese grupo de Facebook llegó a tener 30.000 miembros, un grupo inmenso incluso aunque una gran parte de ellos sólo lo consultara de vez en cuando.

Ver fotos
La abogada Gloria Allred (centro) representa a la marine Marisa Woytek (izq.) y a la exmarine Marine Erika Butner, ambas víctimas de la divulgación de fotos íntimas en un grupo de Facebook. (Reuters)

Más

¿Cómo se llegó a todo esto? Una marine cuyas fotos al desnudo fueron publicadas en ‘Marines United’ dijo que simplemente no sabe cómo se alcanzó el extremo citado cuando, al principio, hace algunos años, todo se trataba de divertirse hasta que todo se tornó abuso y acoso. Y ella explicó que, simplemente, cuando supo que sus fotos íntimas, que había compartido con una persona en la que confiaba, acabaron siendo publicadas quedó horrorizada.

Y en el portal del Marine Corps Times, Kelsie Stone, que en realidad no era marine sino novia de uno y trabajadora en un bar frecuentado por militares de ese cuerpo, también sufrió la divulgación en ‘Marines United’ de imágenes donde se le ve desnuda. Ella comentó que su exnovio incluso había recibido comentarios de felicitación en ese grupo de Facebook por haber publicado esas fotos.

Leer más

Ella Audra, una marine retirada años atrás, comentó al portal mencionado que supuso que fotos suyas estaban siendo difundidas porque recibía comentarios obscenos en las redes sociales. Y uno que la estremeció especialmente fue cuando un hombre le preguntó en dónde estaba asignada y si podía tener sexo con ella.

La posibilidad y el miedo de que el acoso saltara de Internet a la calle y pudiese incluso convertirse en abuso físico añade una nueva arista perturbadora a este escándalo.

“Algunos días no quiero salir de mi casa… Algunos días dudo incluso de ir a la estación de gasolina. Mi padre es un sargento de artillería retirado del Cuerpo de Marines, así que crecí pensando que los marines eran… que no había nada mejor en honor e integridad… Esta no es la imagen del Cuerpo de Marines que mi padre luchó para representar”, reflexionó Stone.

Y otra marine citada por el Post comentó que aunque se espera que confíe en todo marine, al tratarse de compañeros del mismo cuerpo militar, en realidad, tras conocer lo que muchos de ellos comentan de sus compañeras exhibidas en esas fotos y videos, no puede tener esa confianza.

Y eso, en una unidad de combate en la que la unión, la solidaridad, el apoyo y la mutua lealtad son claves para su supervivencia y efectividad, es un severo golpe colectivo al que debe añadirse el muy grave abuso y traición que cada una de las marines víctimas sufrió de parte de sus propios compañeros.

En todo caso, las cosas han empezado ya a ser denunciadas, y eso sería un primero paso. “He abogado por las supervivientes de ataque sexual y estoy aliviada de que alguien finalmente haya dicho la verdad sobre lo que realmente le pasa actualmente a la mayoría de las marines mujeres”, señaló Audra al Marine Corps Times.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more