Vista de una nube de humo en Mosul, Irak. EFE/Archivo

Más

Mosul (Irak), 11 mar (EFE).- Las fuerzas iraquíes continuaron hoy su lento avance en el centro de Mosul y en los barrios del oeste de la ciudad iraquí, ante la fuerte resistencia del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Los mayores avances en la ciudad fueron en los sectores de Bab Yadid y Bab al Baid, ambos en el centro de la capital de la provincia de Nínive y que fueron recuperadas por la Policía tras de intensos enfrentamientos, dijo a Efe el portavoz de las Fuerzas de Respuesta Rápida, Abdelamir al Mahmadaui.

En estos combates fueron abatidos cerca de 28 yihadistas, entre ellos cuatro terroristas suicidas y varios francotiradores, según Al Mahmadaui.

En el frente oeste de Mosul, las tropas irrumpieron en los barrios de Al Albar y Al Resala, donde eliminaron a más de 34 combatientes del EI y detonaron siete coches-bomba, según dijo a Efe el comandante de las fuerzas especiales antiterroristas, el general Maan al Saadi.

Según Al Saadi, sus tropas siguen avanzando a pesar de los intentos de los yihadistas de obstaculizar su avance con explosivos y coches-bomba.

Los aviones de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, bombardearon el céntrico hotel Ashur, que estaba a orillas del río Tigris y era usado por los francotiradores del EI, según dijo a Efe el comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat.

Yaudat detalló que sus hombres mataron a 25 combatientes, entre ellos tres suicidas equipados con cinturones de explosivos; destruyeron doce ametralladoras, cuatro mecanismos explosivos y cinco coches bomba y se hicieron con el control de otros catorce coches bomba en la zona Bab Al Tub.

Esa zona está a las puertas del casco histórico de Mosul, donde todavía no han entrado los efectivos iraquíes a pesar de llevar a pocos metros desde hace días.

El casco histórico es la parte de la ciudad más densamente poblada y la que más preocupa a las autoridades por el riesgo que corren los civiles.

Un miembro del Consejo de Nínive, Hosamadín al Abar, reclamó hoy a los comandantes de las fuerzas conjuntas que extremen los cuidados porque los bombardeos y disparos de artillería "aleatorios" de ambos bandos están causando "centenares" de víctimas entre los civiles.

Al Abar dijo a Efe que recibe todos los días llamadas de decenas de vecinos del oeste de Mosul relatando que han sido víctimas de los bombardeos iraquíes o de los morteros de los terroristas.

Por ello, el responsable del gobierno regional también pidió a las fuerzas conjuntas que abran pasillos humanitarios para facilitar la salida segura de los civiles hacia las zonas controladas por los militares.

Las operaciones contra el Estado Islámico también prosiguieron en las comarcas al oeste de Mosul, donde los yihadistas aún tienen presencia.

El ejército se hizo con el control de la localidad de Yabir Ibn Hayan, que se encuentra al este de Badush, a unos 25 kilómetros al oeste de Mosul, según dijo a Efe el jefe de operaciones del Ejército iraquí en la provincia de Nínive, Abdelamir Rashid Yaralá.

Los militares también recuperaron el control del pueblo Al Jauaya Jalil, que se ubica a orillas del río Tigris, y una planta de agua que servía como principal fuente de abastecimiento a la costa este de Mosul.

Este sábado, las fuerzas iraquíes también anunciaron el descubrimiento de una fosa común usada por los yihadistas para enterrar a los presos de una cárcel que tomaron en 2014.

En la fosa se cree que hay cerca de 500 cadáveres, según anunciaron los responsables del hallazgo, las milicias Multitud Popular, que están lideradas por chiíes.

El enterramiento se encuentra en Badush, a 25 kilómetros al oeste de Mosul, donde se encuentra la prisión homónima, y según la milicia, la mayoría de las víctimas son civiles de credo chií.

Si se corrobora el número de víctimas estimado, esta podría tratarse de la mayor fosa común del EI descubierta hasta el momento, a lo largo de la ofensiva para expulsar a los terroristas de los territorios que conquistaron en 2014.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more