Ver fotos
Varias presas esperan a ser puestas en libertad por orden del presidente afgano, Ashraf Ghani, en Herat (Afganistán) hoy, 13 de marzo. EFE

Más

Kabul, 13 mar (EFE).- La delegación de la Unión Europea en Afganistán ha lanzado una campaña de siete semanas para concienciar a la población y luchar contra la corrupción en el país asiático, uno de los más corruptos del mundo, informó hoy a Efe una fuente de la misión internacional.

La campaña arrancará con la publicación de numerosa información en las redes sociales y la página web de la delegación, donde se difundirán diariamente entrevistas con instituciones anticorrupción y ONG especializadas en la materia, entre otros contenidos, explicó el asesor de comunicación de la legación europea, Abdullah Yadgare.

Una conferencia pondrá a finales de mayo el broche final a la iniciativa, que se celebra por tercer año consecutivo, y cerrará cerca de siete semanas de campaña mediática con un evento similar al que en 2016 tuvo lugar en el palacio presidencial afgano en presencia del jefe de Estado, Ashraf Gani, detalló la fuente.

Según Yadgare, las campañas de los dos últimos años han logrado resultados "sostenibles" en Afganistán y el Gobierno ha implementado varias de las recomendaciones realizadas por la UE en su marco, como la creación de un centro para luchar contra la corrupción mediante un esfuerzo conjunto de la Policía y el sistema judicial.

A pesar de estos avances, el representante especial de la UE para Afganistán, Franz-Michael Mellbin, alertó en un comunicado de que la lacra continúa siendo "endémica" en el país y advirtió de que la corrupción debilita su capacidad para luchar contra los insurgentes.

"Esto simplemente tiene que cambiar, sin una lucha más fuerte contra la corrupción y un cambio real en la cultura de la corrupción, Afganistán se arriesga a seguir siendo un Estado débil completamente dependiente de la ayuda extranjera", sentenció.

La campaña se centrará principalmente en la extracción ilegal de recursos naturales, que supone la segunda mayor fuente de ingresos de los insurgentes, además de en el impacto de esta lacra en el sistema judicial y las fuerzas de seguridad, según la nota.

Según los últimos datos de la ONG Transparencia Internacional, Afganistán es el séptimo país más corrupto del mundo.

Una encuesta de la Fundación Asia reveló el pasado año que el 90 % de los afganos sienten que su día a día está afectado por la corrupción, la cifra más alta de la última década.

Gani llegó al poder en 2014 con una agenda de reformas que incluyen la batalla contra esta lacra, con medidas como el despido por corrupción de un 25 % de los oficiales aduaneros.

Afganistán ha vivido episodios como el del Banco de Kabul, un fraude de más de 900 millones de dólares, el mayor caso de corrupción en su historia reciente que llevó al Fondo Monetario Internacional a suspender temporalmente sus créditos a un país golpeado por la guerra que depende en gran medida de la ayuda exterior.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more