Ver fotos
Sirios hacen compras en el mercado de Bab Sreijeh en la vieja ciudad de Damasco, Siria, el 19 de marzo de 2017. EFE

Más

Moscú, 20 mar (EFE).- El presidente de Siria, Bachar al Asad, expresó hoy su apoyo al proyecto ruso para la futura Constitución del país, en vísperas de que el próximo jueves se reanuden las negociaciones de paz en Ginebra.

"En general apoyamos las propuestas rusas, no sólo ésta. Y ahora estamos discutiendo los detalles con la parte rusa. Pero no podemos empezar a hablar de algo concreto si no tenemos una contraparte para el diálogo. La delegación de la oposición armada no estuvo en las pasadas conversaciones en Astaná", dijo Al Asad en una entrevista a medios de Rusia.

De cara a la próxima ronda de negociaciones en Ginebra, que según la ONU deben centrarse entre otros asuntos en la futura Carta Magna, Al Asad aseguró que está dispuesto a tratar "cualquier cosa, incluida la Constitución".

"Pero tenemos que saber quién irá a Ginebra (por parte de la oposición) y si están dispuestos a discutir ese documento", agregó en alusión al borrador ruso de la Constitución.

Por otro lado, Al Asad se mostró convencido de que Moscú podría ampliar su apoyo militar al régimen de Damasco si fuera necesario, pero, aseguró, "por ahora, el alcance del respaldo es suficiente y efectivo".

"En esta etapa, el apoyo de Rusia en forma de ataques aéreos ha sido suficiente para que el Ejército sirio avance en varios frentes, sobre todo en Alepo y Palmira. Estoy seguro de que, si los líderes y militares rusos y sirios perciben que necesitamos más para vencer a los terroristas, nos darán esa ayuda", afirmó.

El presidente sirio volvió a cargar contra Washington, al señalar que "la política estadounidense se basa no ya en un doble rasero, sin en múltiples raseros, puede que una decena, porque fundamentan su política no en los valores y las normas internacionales, sino en sus propios intereses".

"Todos sabemos que la coalición (internacional liderada por EE.UU.) nunca ha tenido una verdadera intención de enfrentarse al Estado Islámico (EI) o a los terroristas", denunció al advertir que "cualquier operación militar en Siria sin autorización del Gobierno es una invasión".

Hacía alusión así a una eventual intervención de tropas estadounidenses para expulsar al EI de Al Raqa, bastión de la organización yihadista en Siria.

El borrador de la Constitución propuesto por el Kremlin blinda la integridad territorial de Siria y establece la supremacía del derecho internacional, entre otros aspectos, pero también abre la puerta para que Al Asad pueda ser designado de nuevo presidente en las dos próximas elecciones.

Está previsto que la próxima ronda de conversaciones en Ginebra entre representantes de Damasco y la oposición siria arranque este jueves, pese a que el opositor Comité Supremo para las Negociaciones aún no ha confirmado su participación.

La última ronda se celebró entre finales de febrero y comienzos de marzo y concluyó con una agenda consensuada por Damasco y la oposición para tratar de alcanzar una solución negociada al conflicto.

La ONU insiste en que las negociaciones deben abordar los tres elementos definidos en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad, que prevé la creación de un Gobierno de transición, un calendario y proceso para la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones libres y justas supervisadas por el organismo internacional.

A petición del régimen de Al Asad, se añadirá un cuarto paquete sobre temas relacionados con la estrategia antiterrorista.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more