Ver fotos
El teniente coronel del ejército estadounidense, Joey Sullinger (3d), portavoz del Comando Conjunto de Componentes Terrestres de las Fuerzas Conjuntas; el portavoz del Ministerio del Interior iraquí, Brig. General Saad Maan (3i); y el Brig, General del ejército iraquí, Yehia Rasoul (2i), director de la Sala de Medios de Guerra, ofrecen una conferencia de prensa conjunta hoy, martes 21 de marzo de 2017, en el este de Mosul (Iraq). EFE

Más

Mosul (Irak), 21 mar (EFE).- Las fuerzas iraquíes intentan penetrar en el casco antiguo de la ciudad de Mosul, ubicado en la parte occidental de la urbe y de donde evacuaron hoy a cientos de familias, para que no sean usadas como escudos humanos por el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El comandante de la Policía Federal iraquí, Raid Shaker Yaudat, dijo hoy en un comunicado que cientos de familias fueron evacuadas de la zona vieja, antes de la inminente irrupción de las unidades policiales, que rodean desde hace varios días el área.

La nota aseguró que los civiles fueron rescatados "para que no sean utilizados como escudos humanos por el EI", que se parapeta en las callejuelas y viejos edificios populares del casco histórico, donde la presencia de un gran número de civiles impide que puedan ser atacados por las tropas gubernamentales.

Además, estas no pueden penetrar con sus vehículos militares pesados en la zona histórica empedrada y situada en una colina a orillas del río Tigris.

La ONU estima que 600.000 civiles han permanecido en el interior de la ciudad vieja y que la mitad podría verse desplazada cuando los combates den comienzo en el interior de la misma.

Naciones Unidas sitúa en 120.984 los civiles que han abandonado el oeste de Mosul en el pasado mes, pero estiman que este número aumentará con el asalto sobre el casco antiguo.

Por su parte, el Ministerio de Migraciones calcula que son ya más de 180.000 personas las que han salido de los barrios occidentales de Mosul, desde el comienzo del asalto sobre esta mitad de la urbe el pasado 19 de febrero.

En este tiempo, las fuerzas iraquíes han tomado el control de más de 50 por ciento de las áreas ubicadas en la orilla oeste del río Tigris, pero su avance se ha estancando en torno al casco antiguo y los últimos barrios del noroeste donde resisten los extremistas.

Las Fuerzas Antiterroristas se hicieron hoy con el control de uno de esos distritos, el de Al Risala, después de siete días de duros enfrentamientos con los yihadistas, informó a Efe uno de los comandantes de este cuerpo especial, Maan al Saadi.

Asimismo, tomaron bloques de edificios residenciales del distrito de Nables, ubicado junto a Al Risala en el oeste de la mitad occidental de Mosul, donde llevan varios días combatiendo con los radicales.

En ambas zonas fueron abatidos 88 extremistas, entre ellos 13 terroristas suicidas, y fueron destruidos 17 coches bomba, detalló Al Saadi.

Mientras, el portavoz de las Fuerzas de Respuesta Rápida -cuerpo especial de la policía iraquí-, Abdelamir al Mahmadaui, dijo que sus hombres consiguieron controlar las calles de Gazi, Nínive, Al Adala y el mercado de Harash, ubicados en el centro de la mitad occidental de Mosul.

En estos enfrentamientos, las tropas mataron a 21 yihadistas, entre los que había tres francotiradores, agregó el portavoz.

La Comandancia de la Operaciones Conjuntas -que integra todos los cuerpos de la Policía y el Ejército que participan en la ofensiva contra el EI- dijo en un comunicado que la aviación de guerra iraquí destruyó tres coches bomba en los barrios de Al Saha y Al Islah al Zirai, en el extremo oeste de Mosul.

A las afueras de la ciudad, las milicias chiíes Multitud Popular siguen avanzando y conquistando las últimas localidades y áreas no rurales en manos del EI, y hoy tomaron la población de Bauabat al Shams, al suroeste de Mosul.

El paraguas de milicias no está autorizado a entrar en la urbe, pero cuando alcance su periferia cerrará las posibles vías de escape de los radicales, que han perdido la mayor parte de su principal feudo iraquí, así como la gran mayoría de los territorios que controlaban en el norte del país.

El EI irrumpió en Irak en verano de 2014 y ocupó amplios territorios del norte y oeste, ante la impotencia de las autoridades, que iniciaron en 2015 una contraofensiva, que concluirá previsiblemente con la toma de Mosul, "capital" del autoproclamado califato.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more