Ver fotos
Cientos de personas acompaña el féretro de Rodrigo Quintana rumbo a su entierro, este 2 de abril de 2017, en la ciudad de La Colmena (Paraguay). EFE

Más

Asunción, 2 abr (EFE).- Paraguay finalizó una turbulenta semana con unos disturbios que causaron el incendio del Congreso en una jornada de protesta contra un proyecto para habilitar la reelección presidencial y en la que murió un joven por disparo de la Policía, que hoy fue enterrado y despedido por la plana mayor del Partido Liberal, del que era miembro.

El epílogo de esa violenta jornada, repartida entre el viernes y la madrugada del sábado, se escribió hoy en La Colmena (centro), la ciudad natal de Rodrigo Quintana, de 25 años, fallecido durante la irrupción de la policía antidisturbios en la sede en Asunción del Partido Liberal, el mayor de la oposición.

El presidente del partido, Efraín Alegre, asistió al funeral, junto a varios senadores y al expresidente Federico Franco, también liberal, según informaron los medios locales y la propia formación.

Familiares, amigos y compañeros de Quintana, que presidía las juventudes de ese partido en La Colmena, en el departamento de Paraguarí, acompañaron el féretro durante la misa celebrada en la parroquia de la ciudad y en el posterior entierro.

Durante su intervención, Alegre culpó al presidente paraguayo, Horacio Cartes, de la muerte de Quintana.

El joven fue abatido por un disparo de escopeta que introdujo nueve proyectiles en los pulmones y el hígado de la víctima, según el informe de la autopsia divulgado por el Ministerio Fiscal.

Alegre añadió que no permitirán que salga adelante el proyecto de enmienda constitucional para habilitar la reelección presidencial, que fue el desencadenante de los hechos de violencia en Asunción.

Hay cuatro policías detenidos, quienes prestaron declaración ante la Fiscalía por la muerte del joven.

Además, Cartes destituyó el sábado al ministro del Interior, Tadeo Rojas, y al jefe de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo.

El nuevo ministro del Interior, en carácter interino, Lorenzo Lezcano, ordenó anoche "una exhaustiva investigación interna" para esclarecer el fallecimiento de Quintana.

Su muerte se produjo después de que la tarde del viernes grupos de manifestantes incendiaran parte del edificio del Congreso y se enfrentaran con la Policía, que hirió con balas de goma a varias personas, entre ellas al diputado liberal Edgar Acosta.

Los incidentes comenzaron después de que 25 senadores votaran a favor del proyecto de enmienda constitucional para habilitar la polémica reelección presidencial.

La votación se realizó en las dependencias parlamentarias del Frente Guasú, del expresidente Fernando Lugo, y sin la presencia del resto de legisladores.

El proyecto fue elaborado conjuntamente por el Partido Colorado, de Cartes, por el de Lugo y por algunos legisladores liberales opuestos a la corriente que lidera Alegre.

Cartes y Lugo buscan presentarse a las elecciones de 2018.

Los 25 senadores que aprobaron ese proyecto, denunciado como un "golpe parlamentario" por quienes se oponen a la enmienda, se dirigieron después de ese paso a la Cámara de Diputados para darle tratamiento.

De haberse aprobado en esa Cámara, donde el oficialismo es mayoría, habría sido remitido al Tribunal Superior de Justicia Electoral, que a su vez debería convocar un referéndum para que la ciudadanía se pronuncie sobre la polémica reelección presidencial.

Sin embargo, el presidente de Diputados, Efraín Alegre, suspendió la sesión ante los hechos que se estaban dando en el exterior, con los manifestantes reunidos y enfrentados a la Policía.

Hasta la fecha, ni el Partido Colorado ni el Frente Guasú han anunciado oficialmente si seguirán con el proyecto de enmienda.

Alegre declaró el sábado que sus diputados impulsarán un juicio político a Cartes.

Ese día el presidente del Senado, Roberto Acevedo, y Velázquez, dispusieron la suspensión de las labores de los funcionarios de las dos Cámaras a partir del lunes y hasta que finalicen las reparaciones del Congreso

Y hoy la Fiscalía prohibió el ingreso en el Senado al existir "peligro contra la integridad física de las personas", tras los daños causados por los grupos de manifestantes contrarios a la enmienda como vía para la reelección presidencial.

Pasada la tarde de hoy unas 200 expresaron de forma pacifica su rechazo por lo ocurrido en la histórica Plaza de Armas, en las inmediaciones del Congreso, que sigue acordonado por policías.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more

Artículos Relacionados