Ver fotos
Activistas permanecen en la Plaza de Armas frente a la sede del Congreso Nacional de Asunción paraguayo hoy, lunes 3 de abril de 2017, en Asunción (Paraguay). EFE

Más

Asunción, 3 mar (EFE).-La crisis que vive Paraguay avanzó hoy hacía la fase de diálogo con la invitación de Horacio Cartes a una reunión con los principales partidos políticos, el día en que parte de la oposición pidió a la OEA la aplicación de su cláusula democrática ante la violencia desatada en las protestas contra la reelección presidencial.

Cartes, que anunció el domingo la convocatoria de esa mesa de diálogo, anunció que asistirá a la primera sesión, el próximo miércoles en el Seminario Metropolitano, desmintiendo así que sería un representante del Ejecutivo quien estaría en el evento, como habían vaticinado algunos partidos opositores.

Las invitaciones fueron remitidas hoy al presidente del Senado, Roberto Acevedo, de Diputados, Hugo Velázquez, a los líderes de los partidos con representación parlamentaria y a Edmundo Valenzuela, presidente de la presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

El desenlace de esa reunión está plagado de incertidumbre, ya que hoy el Partido Liberal, el mayor de la oposición, condicionó su asistencia a la retirada del polémico proyecto de enmienda constitucional para facultar un segundo mandato presidencial, prohibido por la Carta Magna.

Su presidente, Efraín Alegre, dijo a Efe que otra condición para estar en la mesa es que se tomen medidas contra los altos cargos policiales responsables del operativo en el que murió Roberto Quintana, de 25 años, ocurrida durante el asalto policial a la sede de la formación, pasada la medianoche del viernes.

Posteriormente, autoridades de ese partido, junto a los minoritarios Partido Democrático Progresista y Partido Revolucionario Febrerista, solicitaron a la OEA, en su sede de Asunción, la visita del organismo a Paraguay tras los hechos de violencia registrados estos días.

Los firmantes del documento invocaron al artículo 18 de la carta democrática, que establece que, ante situaciones que afecten al "desarrollo del proceso político institucional democrático", el secretario general del organismo puede "disponer visitas y otras gestiones para el análisis de la situación".

"Estamos convencidos de que el diálogo honesto es la vía para la solución de esta crisis", dice el texto.

Pero añade que "en este momento en que el Gobierno de Paraguay ha perdido la confianza ante el quebrantamiento de las normas más básicas de la democracia, es fundamental la intervención del organismo internacional que tiene los instrumentos de derecho internacional adecuados para intervenir en este proceso".

Por parte oficialista, el presidente de Diputados, Hugo Velázquez, anunció hoy que esa Cámara no tratará la enmienda hasta que haya acuerdo en la mesa de diálogo propuesta por Cartes.

Líderes del gobernante Partido Colorado de todo el país y varios gobernadores departamentales se personaron hoy en la residencia presidencial para dar su apoyo a Cartes ante la situación generada.

Quien sí aseguró su presencia a la mesa de diálogo fue la Conferencia Episcopal Paraguaya, que días antes había alertado de la crispación y división que ese proyecto está causando en la ciudadanía y en la clase política.

Ya de tarde, unas 500 personas, en su mayoría jóvenes, se concentraron de forma pacífica frente al Congreso, en la Plaza de Armas, con velas encendidas para expresar su repulsa al proyecto de enmienda.

El edificio fue parcialmente incendiado el viernes por manifestantes contrarios al proyecto que aprobaron ese día 25 senadores que se reunieron en la oficina parlamentaria del Frente Guasú, del expresidente Fernando Lugo.

En el documento presentado hoy a la OEA, los firmantes señalan que esa votación, en la que no participaron los demás senadores ni el presidente de la Cámara, el liberal Roberto Acevedo, constituyen un "acto irregular, nulo y sin valor alguno".

El grupo de 25 senadores estaba integrado por legisladores del Partido Colorado, del Frente Guasú, y del ala disidente del Partido Liberal.

El proyecto iba a ser luego tratado en Diputados, de mayoría oficialista, pero Velázquez suspendió la sesión debido a las expresiones de violencia que comenzaron en las afueras del recinto.

Los colorados buscan con ese proyecto que Cartes se pueda presentar a las elecciones de 2018, y los del Frente Guasú que lo haga Lugo.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more