Ver fotos
El presidente del partido Encuentro Nacional, Herman Ratszalaffn (d), el presidente de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez (c), y el presidente del Congreso paraguayo, Roberto Acevedo (i), participan en la mesa de diálogo propuesta por el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, hoy, miércoles 5 de abril de 2017, tras los disturbios del fin de semana en Asunción (Paraguay). EFE

Más

Asunción, 5 abr (EFE).- La mesa de diálogo convocada por Horacio Cartes finalizó hoy con una nueva convocatoria para el viernes, pero sin presentar un escenario de consenso, ya que el principal partido opositor condiciona su asistencia a la retirada del proyecto de reelección presidencial, origen de violentas protestas en Asunción.

La primera sesión dejó como resultado la invitación al expresidente Fernando Lugo (2008-2012), del Frente Guasú, favorable a la enmienda, para que participe en el foro del próximo viernes, también en el Seminario Metropolitano.

Pero el encuentro también supuso un paso atrás después de que el presidente del Senado, el liberal Roberto Acevedo, quien asistió a la apertura del diálogo, anunciara que no se sentará el viernes en la mesa si no se retira el proyecto de enmienda constitucional aprobado la pasada semana por 25 senadores.

Acevedo dijo que la convocatoria de diálogo "persigue el único propósito de ganar tiempo" y desmovilizar la reacción de los ciudadanos que se oponen a la enmienda, en un comunicado que suscribieron otros senadores contrarios a este proyecto.

La exigencia de Acevedo es la misma que la del Partido Liberal, el mayor de la oposición, que hoy no acudió a ese encuentro al poner como condición para su participación el abandono del proyecto de enmienda, que busca facultar un segundo mandato presidencial, prohibido por la Carta Magna.

Pese a esas circunstancias, Cartes valoró el resultado de la primera sesión en su cuenta de Twitter, donde escribió: "Paraguay está primero. Iniciamos el diálogo y encontramos coincidencias por el bien de nuestro país. Continuamos el viernes".

A la primera reunión también acudieron el presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Hugo Velázquez; la presidenta de la concertación Frente Guasú, Esperanza Martínez; el del gobernante Partido Colorado, Pedro Alliana, y el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, además de algunos partidos con minoritaria representación parlamentaria.

El gran ausente fue Efraín Alegre, presidente del Partido Liberal, que la noche del martes envió una carta a Cartes en la que confirmó su ausencia al no darse las condiciones para el diálogo.

En la misiva, Alegre reiteró la condición de dar marcha atrás al proyecto de enmienda como forma de llevar a buen puerto el diálogo, y exigió el esclarecimiento de la muerte de Rodrigo Quintana, militante liberal que falleció el viernes, presuntamente por disparos de un policía tras la irrupción de un grupo de efectivos en la sede del partido.

Tras la reunión de hoy, Acevedo ofreció una rueda de prensa conjunta con Velázquez, quien dijo que la primera sesión de la mesa sirvió para sentar las bases del diálogo que se llevará a cabo el viernes.

"La mesa ha planteado por un lado el respeto a la Constitución nacional, se ha planteado también de la inconstitucionalidad de la enmienda, el otro sector ha planteado también de que es constitucional, que se lleve a un referéndum", declaró Velázquez.

Cartes propuso la mesa de diálogo tras las protestas contra la reelección presidencial que se saldaron con el incendio de parte del edificio del Congreso, decenas de heridos, más de 200 detenidos y la posterior muerte de Quintana.

Al día siguiente de esa muerte, Cartes destituyó al ministro del Interior, Tadeo Rojas, y al jefe de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo.

Por la muerte de Quintana está detenido e imputado el agente Gustavo Florentín, quien supuestamente entró en la sede del Partido Liberal junto a otros policías, pese a que existía una orden en sentido contrario, dijo hoy el viceministro del Interior, Ariel Martínez.

"No sabemos aún las motivaciones que llevaron a este agente a salir a operar, cuando no estaba incluido en la orden de servicio, en ningún pelotón, porque estaba bajo prisión domiciliaria por orden judicial", declaró Martínez, según un comunicado de Interior.

Florentín estaba además bajo arresto domiciliario en la Comandancia de la Policía, situada cerca del Congreso, por un presunto caso de violencia familiar.

Las protestas del viernes comenzaron después de que 25 senadores votaran a favor del proyecto de enmienda constitucional en una reunión que se realizó en la oficina parlamentaria del Frente Guasú y en ausencia del resto de legisladores y de Acevedo.

El proyecto votado fue elaborado conjuntamente por el Partido Colorado, por la formación de Lugo y por algunos legisladores liberales disidentes.

El Frente Guasú respalda la enmienda para que Lugo pueda presentarse a las elecciones de 2018, y el Partido Colorado para que lo haga Cartes.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more