La profesión de maestro es noble y esforzada, crucial para el desarrollo y bienestar de individuos y sociedades. Pero con frecuencia, incluso en naciones desarrolladas como Estados Unidos, los maestros no reciben la remuneración, el apoyo y las opciones de crecimiento profesional que merecen. Ante ello, muchos dudan, sobre todo los jóvenes profesionales, si lo mejor para sus carreras es convertirse en maestros de escuelas primarias y secundarias y muchos de los que ya laboran en ellas abandonan el empleo.

Pero los niños, las escuelas y las comunidades en general los necesitan. Y necesitan que los maestros reciben la remuneración, valoración y perspectivas apropiadas y, por qué no decirlo, generosas para incentivarlos a realizar su labor con el mayor grado de excelencia y compromiso.

Ver fotos
Muchos distritos escolares de Estados Unidos encaran escasez de profesores en varias áreas de enseñanza, (MicDotCom))

Más

En ese contexto, una iniciativa de ley presentada en California propone, como informó US News & World Report, exentar a los maestros del impuesto estatal al ingreso para hacer la profesión más atractiva e incentivar que nuevos profesionales, sobre todo los jóvenes, se interesen en volverse maestros. Además, la propuesta busca retener a más maestros en sus puestos y reducir la pérdida de profesionales en el área.

California es el primer estado en plantear una exención fiscal de esa naturaleza para los maestros, y ciertamente no pagar esos impuestos sería una medida bienvenida por muchos de ellos, y por muchos otros en todo tipo de actividades.

En ese estado, de acuerdo a un reporte del Learning Policy Institute, el 75% de los distritos escolares han reportado una escasez de profesores y la falta es aún más aguda, del orden del 90%, en el ámbito de la educación especial.

Y a escala nacional esa falta de maestros es grande. Un reporte de la organización Education Commision of the States señala que entre 2008 y 2014 la cantidad de personas inscritas en programas de preparación para convertirse en maestros cayó de 719,081 a 465,536 y el porcentaje de profesores que tras cinco años optan por cambiarse de distrito o por dejar por completo la profesión es del 46%.

Con todo, según ese informe el porcentaje de escuelas con al menos una vacante en su profesorado ha decrecido en los últimos años, si bien en algunos estados la situación es más grave. Pero otros indican que cada vez menos personas optan por seguir una carrera de maestro, lo que agudizará la escasez en el futuro. Por ello, programas para incentivar la formación y retención de profesores son especialmente relevantes.

Ver fotos
Mejores salarios y prestaciones son, con todo, medidas indispensables para mejorar las condiciones de los maestros y retenerlos en sus puestos. (Getty Images)

Más

Uno es la eliminación de hasta 17.500 dólares en deudas estudiantiles (préstamos usados para pagar por educación superior) si se trabaja como maestro por cinco años consecutivos en distritos escolares que atienden a población de bajos recursos, de acuerdo al Departamento de Educación.

Otros esquemas propuestos van desde dar mayor reconocimiento público a los maestros hasta incrementar sus salarios (57.200 dólares al año es la media para un profesor de nivel secundario, de acuerdo a la Oficina de Estadísticas Laborales), darles bonos especiales, permitir que un maestro certificado en un estado pueda trabajar en otro y establecer becas y apoyos mayores.

En ese panorama, el proyecto de exención fiscal de California es ciertamente diferente.

Esa iniciativa de ley implica, de acuerdo al periódico Los Angeles Times, que en primer término se concedería a los maestros nuevos créditos fiscales por el dinero que inviertan en obtener su certificación (de modo que convertirse en docente no les cueste, o les cueste menos) y luego exentar a los maestros que permanezcan en su profesión por cinco años de pagar el impuesto al ingreso estatal obtenido por su actividades de enseñanza.

Leer más

Eso, indica el Times, equivale a un incremento salarial del 4% al 6%, y ciertamente los maestros en ese escenario tendrían que seguir pagando el impuesto federal al ingreso.

Ver fotos
Para paliar la falta de maestros e impulsar que más personas se unan a esa noble profesión se han aplicado diversos incentivos. California podría añadir la exención fiscal. (Reuters)

Más

Con todo, podría alegarse que esa exención hace más atractiva la profesión por razones fiscales, no profesionales, y aunque ciertamente podría atraer y retener a personas con vocación docente, también podría llevar hacia los puestos de maestro a personas que lo que buscan es una opción laboral menos gravosa. Otros dirían que un incremento de 4% a 6% en el ingreso, aunque nada desdeñable, sería insuficiente para realmente concitar un interés mayor en la profesión de maestro y que además de incentivos fiscales lo que se necesita es pagar sustancialmente más salarios a los profesores.

Y en estados necesitados de maestros pero que no cobran impuesto estatal al ingreso como Florida y Texas ese esquema ciertamente no es aplicable. Y en otros estados, por razones políticas o ideológicas, un plan de exención fiscal como el propuesto en California carecería de apoyo legislativo o podría ser visto como una disgresión para, por ejemplo, no elevar los salarios directamente.

En todo caso, lo que no parece viable es quedarse cruzado de brazos y si bien no hay una solución absoluta o perfecta, en ocasiones se requieren opciones diferentes, incluso osadas e innovadoras, como la de California para resolver los problemas.

¿Cae la exención fiscal propuesta para los maestros en esa categoría? Muchos creen que sí y aunque la iniciativa aún debe ser aprobada por la Legislatura californiana la carta está sobre la mesa y tiene sus atractivos.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more