Un grupo de personas participa en una manifestación en contra del gobierno venezolano el pasado 13 de abril de 2017, en Caracas (Venezuela). EFE/Archivo

Más

Caracas, 18 abr (EFE).- Cuando faltaban horas para se que se desarrollasen en Venezuela marchas a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, los venezolanos vivieron este martes una jornada de tensión alimentada por anuncios y advertencias de ambos bandos.

Eso incluye la insistencia del chavismo gobernante en acusar a dirigentes opositores de desatar la violencia.

Mañana miércoles es un día festivo en Venezuela, por conmemorarse los 207 años de un acto popular que daría inicio a su independencia de España, y ambos bandos han decidido manifestarse en esta fecha enarbolando sus respectivas banderas de libertad según sus perspectivas.

Desde el lado opositor, dirigentes políticos, artistas, académicos y representantes de diferentes gremios han manifestado su disposición a ir a marchar y han invitado a los venezolanos a no tener miedo a la represión del Gobierno de Maduro.

El dos veces candidato a la presidencia de Venezuela Henrique Capriles reiteró que la ciudadanía opositora marchará en todo el país contra "el golpe de Estado que sigue", y que en Caracas los manifestantes partirán desde 26 puntos y caminarán hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, ubicada en el oeste de la ciudad.

Capriles recomendó a los manifestantes "caminar en grupos", pues "es momento de estar acompañados" para evitar la represión de un Gobierno que "en su desesperación" es capaz de "cometer locuras".

El también gobernador del estado central de Miranda señaló que "mañana se inicia otra etapa de lucha que no debe parar" y que los objetivos son elecciones libres y democráticas, la apertura de un canal humanitario para que lleguen al país medicinas y alimentos y libertad para los presos políticos.

Dijo, además, que con estas manifestaciones se pide que no se produzcan más inhabilitaciones políticas contra opositores y respeto a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), controlada por la oposición.

Carpiles indicó que si se logra uno de los objetivos "hay que seguir luchando" por alcanzar los otros.

Hoy, además, la mayoría opositora del Parlamento aprobó un acuerdo para tramitar una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) por delitos de lesa humanidad que, según la Cámara, ha cometido el jefe de Estado.

Con el voto de la mayoría opositora y la ausencia de la bancada chavista, la AN aprobó una declaración de "condena a la represión, persecución, tortura y otras violaciones a los derechos humanos de la población", en la que tildan al Gobierno de Maduro de autocracia.

El acuerdo aprobado implica además "instruir el expediente correspondiente a los efectos de tramitar denuncia ante la Corte Penal Internacional para el conocimiento de los delitos de lesa humanidad cometidos por Nicolás Maduro y las demás autoridades con poder de mando".

Entre esos supuestos delitos los diputados mencionan ataques contra centros de salud, "lo cual está prohibido hasta en tiempos de guerra", y "la persecución de un grupo de personas fundada en motivos políticos".

Desde el bando oficialista, Maduro anunció hoy que revelará los "planes completos de la derecha para los próximos días" con el fin de que "la República se ponga de pie".

Maduro afirmó el domingo que no le "temblará el pulso" para "castigar férreamente" a los que quieren "incendiar y llenar de violencia" el país, así como para "llevar a la cárcel a quien tenga que llevar".

Ese día Maduro presentó una serie de vídeos que supuestamente incriminan a dirigentes y diputados del partido opositor Primero Justicia (PJ) en la organización y financiación de actos violentos durante las protestas de las últimas semanas en Caracas.

La oposición asegura que los jóvenes que aparecen en estos vídeos fueron sometidos a torturas para declarar en contra de dirigentes del partido PJ, fundado por Capriles.

Hoy el presidente de la AN, Julio Borges, aseguró que la oposición llevó a La Haya el "caso de tortura" de dos dirigentes de PJ detenidos el pasado jueves, los gemelos Alejandro y José Sánchez, y afirmó que la corte internacional lo aceptó.

"En este caso los dos hermanos Sánchez fueron torturados. Nosotros ayer logramos que el caso de tortura de ellos fuera aceptado en La Haya", dijo.

La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, consideró hoy que su Gobierno no ha reprimido las manifestaciones opositoras de los últimos días, sino que ha "contenido la violencia", que en algunos casos se ha desatado dejando víctimas fatales.

Rodríguez criticó también que países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) llamen a las fuerzas de seguridad ciudadana de Venezuela a no reprimir las protestas opositoras.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more