Israel recuerda a partir de esta noche, y durante las próximas veinticuatro horas, a los más de 23.500 soldados y miembros de los cuerpos de seguridad muertos en servicio. EFE

Más

Jerusalén, 30 abr (EFE).- Israel recuerda a partir de esta noche, y durante las próximas veinticuatro horas, a los más de 23.500 soldados y miembros de los cuerpos de seguridad muertos en servicio, en una jornada de luto de paraliza el país y llena de visitantes los cementerios militares.

En una ceremonia hoy en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, el lugar más sagrado para el judaísmo, las más altas autoridades del país y cientos de familiares de esos militares se concentraron para el acto que da el pistoletazo de salida a las ceremonias oficiales.

"Recordamos que nuestra libertad es sacrosanta pero dura, que nuestra existencia y libertad tienen un precio", declaró el presidente israelí, Reuvén Rivlin, al comenzar la ceremonia.

Según las estadísticas difundidas por el Ministerio de Defensa, 23.544 soldados y agentes israelíes de los cuerpos de seguridad han muerto en servicio a la nación, la inmensa mayoría en guerras con los países árabes y actos de terrorismo.

La jornada se ha iniciado con el sonido por todo el país de una sirena durante un minuto, en señal de luto, que volverá a oirse mañana al comenzar las ceremonias en los cementerios militares.

Las estadísticas también incluyen a los muertos por distintas razones durante el servicio militar -obligatorio en el país para hombres y mujeres- o como consecuencia de heridas sufridas en el campo de batalla o atentados.

Instituido hace décadas como símbolo del precio por la independencia, el llamado Día del Recuerdo a los Caídos es uno de los más emblemáticas del calendario local, y a lo largo de la jornada cientos de miles de israelíes acuden a los más de cuarenta cementerios militares de todo el país, el más grande en Jerusalén.

En los últimos doce meses a la lista de víctimas se han agregado 60 soldados, policías y otros agentes caídos, así como 37 inválidos y lisiados fallecidos como consecuencia de sus heridas.

En los últimos años, por presiones de la ciudadanía, la jornada conmemora también a las víctimas del terrorismo, 3.117 en total y once en el último año.

Israel cuenta a sus muertos desde 1860, año en el que se construyó el primer barrio fuera de las murallas de la antigua Jerusalén y que significó el restablecimiento de la comunidad judía en la Palestina entonces bajo dominio otomano.

Rivlin insistió hoy en que se trata de un "precio" que los israelíes están "dispuestos a pagar" por su libertad, y que sus fuerzas de seguridad siempre estarán preparadas "para evitar cualquier guerra futura".

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more