En la imagen, el ministro del Interior de Argentina, Rogelio Frigerio. EFE/Archivo

Más

Buenos Aires, 15 may (EFE).- Rogelio Frigerio, ministro del Interior argentino, reiteró este lunes en Buenos Aires el repudio "a todo tipo de violencia", como hizo el presidente Mauricio Macri tras el ataque que sufrieron el pasado abril la expresidenta Cristina Fernández y su cuñada en la provincia de Santa Cruz (sur), aquejada por una fuerte crisis económica.

Frigerio aseguró que la cartera argentina va a ayudar en "la medida de lo posible" frente a la crítica situación económica en la que se encuentra la provincia argentina de Santa Cruz y que provocó las protestas que derivaron en estos incidentes contra la gobernadora santacruceña.

"Lo que tenemos que hacer es ayudar como podamos a que Santa Cruz resuelva su problema. Los santacruceños lo están pasando mal y hay familias que desde hace diez días no pueden mandar a los chicos al colegio con todo lo que ello significa, con la pérdida de oportunidades de educación para los chicos", dijo Frigerio.

El pasado abril en esta provincia patagónica, cuna del kirchnerismo, resultaron heridas varias personas por enfrentamientos entre policía y manifestantes que llegaron a rodear la casa de la gobernadora y cuñada de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2011), Alicia Kirchner, con ambas dentro.

"Esta tarde fueron para la provincia funcionarios del Ministerio para terminar de cerrar este acuerdo con la provincia con el cual tendrán que mostrar una hoja de ruta en la cual gradualmente se alcance un libro de cuentas públicas, como en cualquier familia donde se ingrese lo que se alcance para los gastos", alegó.

El ministro justificó el lugar del Gobierno de Macri como secundario, y expresó que está en manos del provincial la recuperación de esa zona, la más sur del país austral.

"No lo podemos hacer de un día para otro porque la provincia está quebrada, lo tenemos que hacer gradualmente en sintonía con lo que hace el Gobierno nacional", observó.

Pidió al gobierno provincial "un plan creíble" para equilibrar las cuentas de Santa Cruz, y descartó una futura intervención a la provincia sureña, destacando que "no está en los planes" del Gobierno y que esa decisión pertenece al Congreso y no al Ejecutivo.

Por último, consideró la situación fiscal de la provincia como un "desafío que el Gobierno debe resolver", ya que, manifestó, "por eso nos eligió la gente".

La vicepresidente argentina Gabriela Michetti dijo sobre el estado de la situación que "es un gran problema" y que "todas las provincias hacen su trabajo para que las cuentas salgan, y Santa Cruz no lo estaba haciendo", por lo que afirmó que el Gobierno provincial "debe poner las cartas sobre la mesa" y "ayudar a arreglar la situación".

Las declaraciones se produjeron este lunes durante el acto donde Argentina y Canadá firmaron un acuerdo de cooperación aduanera, y en el marco de la visita de Jean-Yves Duclos, ministro para las Familias, la Niñez y el Desarrollo Social de Canadá.

Al menos cuatro personas resultaron heridas en los choques entre policías y manifestantes ocurridos la noche del 21 de abril durante el desalojo de una protesta en Santa Cruz, cuya gobernadora, hermana de Néstor Kirchner (2003-2007), declaró después que los sectores opositores buscan derrocarla.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more