Fotografía cedida por la Misión de Naciones Unidas (ONU), en Colombia, de un contenedor con armas de las FARC en La Elvira (Colombia). EFE/MISIÓN DE NACIONES UNIDAS

Más

Cali (Colombia), 13 jun (EFE).- El número dos de las FARC, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", exhortó a las autoridades de Colombia a preocuparse tanto de las armas entregadas hoy por esa guerrilla, que constituyen el 30 % de su arsenal, como por los insurgentes que volverán a la vida civil.

"La preocupación central no puede ser sólo el destino de las armas, sino el de los hombres y las mujeres que empiezan a andar, a la construcción de un nuevo país", destacó el líder guerrillero en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca (suroeste).

"Márquez", que iba a asistir al acto en el que las FARC dejaron en manos de la ONU un segundo lote del 30 % de su arsenal, no pudo llegar a la zona rural de La Elvira, en el departamento del Cauca (suroeste), debido al mal tiempo.

Por esa razón siguió la retransmisión televisiva en Cali junto con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que tampoco pudo llegar a La Elvira con el expresidente del Gobierno español Felipe González y el exmandatario uruguayo José Mujica, que encabezan el mecanismo de verificación y acompañamiento internacional para la implementación del acuerdo de paz.

El pasado jueves las FARC ya habían anunciado la entrega a la ONU de un primer lote equivalente al 30 % de su armamento.

De esta forma, una vez concluya el procedimiento iniciado hoy, la guerrilla habrá dejado en poder de la ONU el 60 % de sus armas, proceso que debe finalizar el próximo 20 de junio con el 40 % restante.

El dirigente de las FARC alertó de que la seguridad física de los guerrilleros no cuenta con las condiciones básicas jurídicas o de organización institucional: "Todo está en trámite", advirtió.

Márquez señaló además que existen compromisos que deben ser cumplidos para que la transición de la lucha armada a la vida política por parte de la guerrilla "resulte sin sobresaltos".

Finalmente, el jefe guerrillero apuntó que la presencia de grupos paramilitares y el asesinato de líderes sociales "confirma" que la aplicación del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno colombiano y las FARC el pasado mes de noviembre en Bogotá "transcurre en un contexto bastante difícil".

"Pese a todo, avanzamos", concluyó Márquez, quién reafirmó la intención de las FARC que abrir una nueva página en la historia del país y llamó al presidente Santos, a "no fallarle" a Colombia.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more

Artículos Relacionados