Un soldado se desplaza a una escuela del sur del país en Pigcawayan, Cotabato Norte, en la isla de Mindanao (Filipinas) ayer, 21 de junio de 2017. EFE

Más

Manila, 22 jun (EFE).- El grupo yihadista filipino Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro (BIFF) liberó a decenas de rehenes y se retiró de la ciudad sureña de Pigcawayan tras asaltar por las armas una escuela, informó hoy el Ejército.

Guerrilleros del BIFF allanaron ayer un centro educativo de esta localidad de la provincia de Cotabato, en la isla de Mindanao, donde retuvieron durante horas a varios civiles y protagonizaron varios tiroteos con los soldados que acudieron al rescate.

Finalmente los rebeldes "aprovecharon la oscuridad de la noche para huir al verse superados, dejando libres a los 19 adultos y 12 niños que mantenían como rehenes", indicó a Efe el portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Restituto Padilla.

Padilla afirmó que al menos cuatro insurgentes murieron en los combates, aunque autoridades de Pigcawayan aseguraron al diario filipino "Inquirer" que el BIFF, organización afín al Estado Islámico (EI), sufrió seis bajas y ocho heridos.

El BIFF surgió en 2008 como escisión del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF), cuando esta organización entró en negociaciones con el gobierno para dotar de autonomía a la región de mayoría musulmana del sur del país y renunciar a la independencia.

Las autoridades creen que varios miembros del BIFF se han unido a la rebelión iniciada el 23 de mayo por Maute en Marawi, a menos de 100 kilómetros al norte de Pigcawayan, donde los yihadistas resisten las acometidas de las Fuerzas Armadas, incluidos ataques aéreos y bombardeos.

El portavoz del Ejército afirmó este jueves que "siguen las operaciones para despejar los cuatro barrios aún en manos de los terroristas" y rehusó pronosticar una fecha para el fin del conflicto ya que este presenta "una gran complejidad" debido en parte a que los yihadistas usan a civiles como escudos humanos.

El conflicto acumula ya 276 rebeldes muertos, así como 67 miembros de las fuerzas de seguridad y 26 civiles, y han sido rescatadas 1.658 personas de las zonas de combate, según las últimas cifras oficiales proporcionadas por el portavoz.

Además, la práctica totalidad de los más de 200.000 habitantes de Marawi han huido a localidades cercanas o han sido evacuados.

Al comenzar el conflicto el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, declaró la Ley Marcial en toda la región de Mindanao, donde viven unos 20 millones de personas.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more