El juez Andreu toma declaración a los 4 detenidos por ataques en Cataluña
Los cuatro detenidos bajo sospecha de haber participado en los ataques terroristas de la semana pasada en Cataluña van a comparecer el martes ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Fernando Andreu. En la imagen, la Guardia Civil custodia a uno de los cuatro detenidos que pasarán hoy a disposición judicial, el 21 de agosto de 2017 en Tres Cantos, Madrid. REUTERS/Juan Medina

Más

MADRID (Reuters) – Los cuatro detenidos bajo sospecha de haber participado en los ataques terroristas de la semana pasada en Cataluña van a comparecer el martes ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Fernando Andreu.

Fuentes judiciales explicaron que los cuatro detenidos comparecerán por separado a partir de las ocho de la mañana y el magistrado les leerá los cargos antes de tomarles declaración.

Incluso en el supuesto de que alguno o todos los acusados decidiesen no declarar, previsiblemente la fiscalía solicitará prisión para los detenidos y el juez deberá decidir mañana mismo el régimen y los cargos de los que se acusa a los detenidos.

Uno de los detenidos es Driss Oukabir, hermano de Moussa, muerto a manos de la policía en el segundo ataque en Cambrils y que declaró que su hermano le había robado el pasaporte que se encontró en la furgoneta del atropello múltiple que dejó el jueves 13 muertos en Barcelona.

Mohamed Aallaa, al igual que los hermanos Oukabir vecino de Ripoll, es el dueño del Audi 3 utilizado por los atacantes de Cambrils, que mataron a una mujer española e hirieron a varias personas más antes de ser mortalmente abatidos por la policía.

Un tercer detenido, Salah el Karib, es el dueño de un locutorio también en la localidad de Ripoll, uno de los lugares en los que aparentemente se ideó el golpe.

Mohamed Houli Chemlal es el cuarto detenido y uno de los heridos en la explosión de una vivienda el 16 de agosto en la localidad tarraconense de Alcanar en la que aparentemente la célula preparaba material explosivo y en la que falleció el considerado cerebro de los ataques, el imam de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

Tras localizar y abatir mortalmente el lunes por la tarde al último integrante de la célula de 12 sospechosos de los ataques, la policía catalana dio por desintegrada la organización yihadista, aunque dijo que seguían investigando posibles conexiones internacionales.

"Estas doce personas están muertas o detenidas", dijo el lunes el jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero.

El hombre más buscado en las últimas horas, el joven marroquí de 22 años Younes Abouyaaqoub, murió por disparos de la policía tras ser localizado cerca de unos viñedos en la localidad de Subirats, a unos 37 kilómetros en coche del último lugar en el que se tuvo constancia de su presencia.

"Hicieron uso de su arma reglamentaria y le dieron muerte" mientras el sospechoso mostraba un falso chaleco de explosivos y gritaba "Alá es Grande", explicó el jefe de los Mossos.

Abouyaaqoub ha estado huido cuatro días tras escapar a pie del centro neurálgico de Barcelona después del atropello múltiple que precedió a un segundo ataque en la costa catalana reivindicados ambos por Estado Islámico y con un trágico balance de 15 muertos.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more