(Actualiza con presentación de querella por parte del Ejecutivo)

Santiago de Chile, 4 sep (EFE).- Un turista brasileño murió hoy tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en las afueras del aeropuerto de Santiago de Chile y no recibir atención médica oportuna por estar los accesos y salidas bloqueados por taxistas que protestaban contra las aplicaciones Uber y Cabify.

Así lo informaron fuentes policiales, que identificaron a la víctima como Mario Irochi Suzuki, de 65 años, quien sufrió el colapso en medio del caos provocado por los taxistas, que exigen la eliminación de las aplicaciones de transporte por considerarlas ilegales.

Varios centenares de taxistas bloquearon los accesos y salidas del aeropuerto internacional santiaguino, obligando a los pasajeros a caminar hasta tres kilómetros para acceder a las instalaciones o encontrar algún medio de movilización.

El turista brasileño acababa de llegar a Chile y tras sufrir el paro pasaron largos minutos hasta que la Policía pudo evacuarlo en helicóptero y trasladarlo a un hospital de Urgencias, donde pese a todo falleció, según las autoridades.

Los taxistas, que varias veces se han movilizado en contra de lo que consideran una competencia desleal de Uber y Cabify, bloquearon las autopistas y muchos dejaron abandonados ahí sus vehículos.

Según los dirigentes gremiales del sector, se mantendrían en la protesta hasta que las autoridades ofrezcan una propuesta concreta para sacar de circulación el transporte de pasajeros mediante aplicaciones.

La protesta, que no tenía autorización, se mantuvo unas cinco horas, cuando mediante grúas la Policía comenzó a retirar los taxis.

Las aerolíneas reprogramaron los vuelos para dar tiempo a los pasajeros a llegar a la terminal aérea, mientras los usuarios reclamaban contra "la prepotencia" y "matonaje" de los taxistas.

El gobierno confirmó en la noche del lunes que presentó una querella por ley de seguridad del Estado en contra de los taxistas responsables del bloqueo al aeropuerto de Santiago.

Así lo anunció el intendente de Santiago, Claudio Orrego, quien señaló a través de su cuenta de Twitter que "el criminal acto dañó a cientos y costó vida a un turista".

"Con este tipo de protestas ilegales, los taxistas sólo se enemistan con todo el país, porque no han sido capaces de respetar los derechos de la ciudad", añadió.

Por su parte, el fiscal nacional, Jorge Abbott, aseguró a los periodistas que los organizadores del paro de taxistas podrían ser imputados por "homicidio culposo" tras la muerte del turista brasileño.

La medida recuerda un incidente ocurrido en 2002 cuando el gremio de conductores de autobuses bloqueó las principales calles de Santiago ante el anuncio de un nuevo sistema de transporte colectivo.

El Gobierno de entonces, presidido por Ricardo Lagos, presentó una querella similar que terminó con los dirigentes gremiales condenados.

Uber Chile, a través de Felipe Contreras, su gerente de Comunicaciones Corporativas, lamentó lo ocurrido, al señalar que "no creemos que manifestaciones de esta naturaleza sean la vía para demandar cambios. Al contrario, reafirmamos nuestra visión de que Chile necesita más y mejores alternativas de movilidad".

Agregó que la plataforma "enriquece las opciones de transporte, optimiza los recursos de la ciudad y facilita la vida cotidiana de nuestros usuarios a través de un servicio eficiente". EFE

mc-ns/mmg

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more