El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. EFE/Archivo

Más

Bogotá, 9 oct (EFE).- La Misión de la ONU en Colombia aseguró hoy que la misión humanitaria que fue atacada este domingo por la Policía y que trataba de llegar al lugar donde el pasado jueves fueron asesinados seis cultivadores de coca en el suroeste del país contaba con los permisos correspondientes para moverse por la zona.

"La misión humanitaria desde Tumaco realizó todas las comunicaciones pertinentes para dirigirse al lugar. Luego de contar con las autorizaciones, se trasladó a la zona de los hechos ocurridos", indicó la ONU en un comunicado.

En este sentido, agregaron que se desplazaron siempre "exhibiendo los distintivos de visibilidad de las entidades participantes".

El hostigamiento, en el que también se lanzaron granadas, ocurrió este domingo en cercanías de la aldea de Tandil, que forma parte de Tumaco, en el departamento de Nariño, una convulsa región del suroeste del país, según denunciaron los afectados.

De la misión formaban parte miembros de la Diócesis de Tumaco, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, la Misión de Verificación de la ONU y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de los Estados Americanos (MAPP-OEA).

La misión humanitaria al llegar al lugar de El Playón encontró que en la zona ya había organizaciones de derechos humanos, periodistas e indígenas Awá, entre otros, agregó la ONU.

En esa zona, que forma parte del municipio de Tumaco, murieron al menos seis cultivadores de coca durante una manifestación en la que se produjo un confuso ataque que fue atribuido inicialmente a una disidencia de las FARC.

Según detalló hoy Naciones Unidas, la misión humanitaria habló en El Tandil con los dos capitanes del Ejército y posteriormente se dirigieron al sitio donde murieron los seis cocaleros para hablar con quien se identificó como capitán de la Policía Antinarcóticos, encargado de los efectivos en el lugar, que no portaba identificación.

Además, observaron que algunos miembros de la Policía tenían sus rostros cubiertos.

Según detallaron, la misión humanitaria explicó el objetivo de su visita y pidió autorización al capitán para que una parte de la delegación continuara el recorrido hacia el lugar donde presumen que se encontraba el cadáver de una séptima persona que murió tras los ataque del pasado jueves.

Mientras eso sucedía, otros representantes de la Misión de la ONU, ONU Derechos Humanos, la Gobernación de Nariño, la MAPP-OEA, la Diócesis y la Personería siguieron hablando con algunas personas de la comunidad.

"En medio del recorrido la delegación fue atacada por miembros del (Escuadrón Móvil Antidisturbios) ESMAD y de Policía Antinarcóticos con una bomba de aturdimiento (…), los integrantes de la misión gritaron para identificarse, mientras hacían esto, otra bomba de aturdimiento les fue lanzada", indica el comunicado.

Tras esos ataques, la delegación retrocedió, cuando cayeron otras dos bombas de aturdimiento y una de ellas "estuvo a punto de impactar sobre algunas personas", tiempo durante el cual "fueron escuchados disparos y además fue utilizado algún tipo de gas".

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more