Fotografía cedida por la Organización de las Naciones Unidas del secretario general de la ONU, António Guterres. EFE/ONU

Más

Naciones Unidas, 19 ene (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU alertó hoy de los riesgos que sigue planteando el conflicto afgano y respaldó una alianza más estrecha entre los países de Asia Central para tratar de contrarrestarlos.

A iniciativa de Kazajistán, que este mes preside el Consejo, el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas discutió hoy la situación en Afganistán desde una perspectiva regional.

Como conclusión, los quince países acordaron una declaración en la que apoyan "los esfuerzos conjuntos de los países de la región para promover una zona de paz, cooperación y prosperidad".

El Consejo dio la bienvenida a la idea de intensificar la cooperación dentro de Asia Central en todos los ámbitos, incluida la lucha contra las drogas, las acciones contra el terrorismo y la gestión de las fronteras.

"Toda la comunidad internacional tiene algo en juego en la paz, la estabilidad y el desarrollo de Afganistán, y los países de Asia Central tienen un papel particularmente importante", señaló durante la reunión el secretario general de la ONU, António Guterres.

El diplomático portugués subrayó que esta región sin salida al mar necesita de una cooperación estrecha para poder avanzar y alabó las últimas iniciativas en ese sentido tras décadas en las que el comercio y las relaciones entre esos países habían caído a niveles mínimos.

"Estoy esperanzado por las recientes señales de un cambio a mejor", aseguró.

Entre otras cosas, destacó los proyectos para cooperar en materia de agua, energía, comercio y seguridad.

El ministro de Exteriores kazajo, Kairat Abdrakhmanov, defendió el proceso de integración en Asia Central y confió en que un mayor "diálogo y conexión" ayuden a superar los problemas que comparten estos países.

Abdrakhmanov, que presidió la reunión, destacó como una de las grandes amenazas actuales el aumento de la presencia de grupos terroristas en el norte de Afganistán, en particular de combatientes del Estado Islámico (EI).

El combate contra los terroristas es prioritario también para las potencias internacionales, incluidas Rusia y Estados Unidos, que hoy insistieron en esa cuestión.

"No vamos a permitir que Afganistán sirva de santuario para terroristas como lo fue antes del 11 de septiembre de 2001", recalcó el subsecretario de Estado estadounidense, John Sullivan.

El diplomático insistió en que países como Pakistán tienen que hacer más contra los terroristas y no deben permitir que continúe el actual statu quo dentro de su territorio.

Este mes, EE.UU. decidió suspender ayudas a Islamabad en materia de seguridad al considerar que el Gobierno paquistaní no está haciendo lo suficiente para combatir a los talibanes y a otros grupos.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, avisó por su parte de que el norte de Afganistán se está convirtiendo en un "campo de entrenamiento" para el terrorismo internacional de la mano del EI.

Pese a que consideran fundamental continuar la lucha contra los terroristas, las potencias recalcaron hoy que el conflicto afgano no puede resolverse por la fuerza y confiaron en que el Gobierno de Kabul y los talibanes puedan entablar una negociación.

El conflicto en Afganistán es este mes uno de los puntos principales de la agenda del Consejo de Seguridad, cuyos embajadores visitaron el país el pasado fin de semana para analizar de primera mano la situación y para reiterar su apoyo a la paz.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more