• Miembros del Ejército Libre Sirio circulan junto a tropas turcas en la ciudad sitia de Azez, en la zona siria de Afrín (Siria), cerca de la frontera con Turquía este viernes 19 de enero de 2018. EFE

1 / 2Miembros del Ejército Libre Sirio circulan junto a tropas turcas en la ciudad sitia de Azez, en la zona siria de Afrín (Siria), cerca de la frontera con Turquía este 19 de enero de 2018. EFE

Estambul, 20 ene (EFE).- Las Fuerzas Armadas turcas han lanzado hoy una operación contra el cantón kurdo de Afrin, situado en el extremo noroeste de Siria, efectuando bombardeos desde el aire y enviando al terreno avanzadillas de milicianos sirios aliados.

La operación, denominada "Rama de olivo", se inició a las 14.00 GMT y tiene el objetivo de "garantizar la estabilidad y seguridad fronteriza", señala un comunicado del Estado Mayor turco, accesible en la web de la institución.

Desde hace días, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado una intervención militar en Afrin para acabar con la milicia kurda que domina este cantón sirio, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Turquía considera al YPG y su brazo político PYD un grupo terrorista por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

La operación lanzada ahora pretende "neutralizar a los miembros de las organizaciones terroristas Dáesh (Estado Islámico) y PKK/KCK/PYD-YPG y salvar al pueblo hermano y amigo de esta región de la opresión que éstos ejercen", señala el comunicado castrense.

La prensa turca ha destacado lo "curioso" que resulta incluir al Dáesh entre los objetivos, dado que esta milicia yihadista, enemiga acérrima del YPG, no tiene presencia en Afrin.

En su comunicado, el Ejército promete que golpeará únicamente "refugios, posiciones, armas y vehículos de terroristas" y que pondrá el máximo cuidado en no causar daños a civiles.

La cadena de televisión turca NTV ha mostrado vuelos de cazas turcos F-16 sobre territorio sirio, del que se levantan columnas de humo supuestamente resultado de los bombardeos efectuados.

Horas antes, la artillería posicionada en las provincias fronterizas turcas de Hatay y Kilis ya había lanzado una decena de obuses contra Afrin, según la agencia semipública turca Anadolu.

Erdogan confirmó que la operación en Afrin "ha comenzado de hecho", y poco más tarde, el primer ministro turco, Binali Yildirim, confirmó el inicio de las operaciones aéreas.

Al mismo tiempo, milicias sirias aliadas con Turquía, conocidas bajo el nombre de Ejército Libre de Siria (ELS), llegadas desde otras zonas sirias, empezaron una ofensiva terrestre, informa Anadolu.

Los milicianos avanzaron en blindados desde la frontera turca, inicialmente sin encontrar resistencia, asegura la agencia.

Erdogan señaló que tras la operación de Afrin se lanzará otra contra Manbech, una ciudad situada un centenar de kilómetros más al este, en manos del YPG desde 2016.

Turquía lleva tiempo expresando su temor de que el YPG podría avanzar de Manbech a Afrin y así establecer una franja continua bajo dominio kurdo en todo el norte de Siria.

Actualmente, la zona que separa el cantón de Afrin del resto de territorio kurdo está controlada por milicias sirias, opuestas al régimen de Bachar al Asad y respaldadas por las tropas turcas que invadieron esta zona en verano de 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida contra el Estado Islámico.

Erdogan dio a entender que las operaciones contra Afrin y Manbech intentan prevenir que Estados Unidos establezca con ayuda del YPG una fuerza militar local en el norte de Siria, como han anunciado altos cargos norteamericanos.

"A nuestros ojos, todo lo que se compone de terroristas, llámese cómo se llame, es una organización terrorista. No son guardianes de frontera. ¿A quién queréis engañar? Esta organización se llama PKK", dijo Erdogan.

"Uno dice 'Fundaremos un ejército'. Otro dice: 'No hay tal intención'. Y antes de que seque la tinta dicen 'Estableceremos unos guardianes de frontera'. Entre ellos no se aclaran", dijo el presidente turco en alusión a las declaraciones divergentes procedentes de Washington.

Antes de la operación, el jefe del Estado Mayor turco, Hulusi Akar, llamó por teléfono a sus homólogos estadounidense, Joseph Dunford, y ruso, Valery Gerasimov, señala Anadolu.

Además, el Ministerio de Exteriores citó a los encargados de negocios de las embajadas estadounidense, rusa e iraní, al tiempo que el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, llamó por teléfono a su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, agrega.

Portavoces de la administración local en Afrin han confirmado a Efe en conversación telefónica los "intensos" bombardeos turcos.

Leer más

El coordinador de la Alianza Democrática Nacional Siria, Ahmad Afrach, cuya formación integra el sistema federal de partidos kurdos y otras minorías en el norte sirio, aseguró que los bombardeos han causado al menos seis heridos.

Afrach, que no descarta que pueda haber fallecidos, indicó que entre los heridos hay dos menores de 9 y 11 años.

El analista político Rizan Hadu, vecino de Afrín, aseguró que los aviones han tenido como blanco distintas zonas residenciales, por lo que "no hay sitio donde resguardarse".

A las 17.30 GMT, el Estado Mayor turco informó en un segundo comunicado que los 72 aviones participantes en la operación habían vuelto a sus bases, tras bombardear 108 posiciones del YPG.

La cadena turca NTV agrega, citando fuentes militares, que entre los objetivos bombardeados también se halla el aeropuerto militar den Manegh, en manos de la milicia kurda, situado unos 30 kilómetros al norte de Alepo.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more