(L-R) President of Chad Idriss Deby, United Nations Secretary-General Antonio Guterres, President of Guinea Alpha Conde, President of Ghana Nana Akufo-Addo, Chairperson of the African Union Commission Moussa Faki Mahamat and President of Zimbabwe Emmerson Mnangagwa attend the 30th Ordinary Session of the African Union (AU) Summit in Addis Ababa, Ethiopia, 28 January 2018. EFE

Más

Adís Abeba, 28 ene (EFE).- El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, dijo hoy que valorará la opción de imponer sanciones por las recientes violaciones del alto el fuego pactado en Sudán del Sur, una propuesta que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha dicho que va a apoyar.

"Ha llegado el momento de imponer sanciones a aquellos que obstaculicen la paz", consideró Faki Mahamat en la cumbre de la Unión Africana en Adís Abeba.

Durante la reunión, que se celebra estos días, Guterres declaró a la prensa: "Soy un firme defensor de las soluciones africanas de las instituciones africanas ante los problemas africanos. Y en Sudán del Sur, a pesar de que la ONU tiene su propio proceso de toma de decisiones, los intereses están alineados con la Unión Africana y la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD) y apoyaremos sus decisiones".

Faki Mahamat mostró su "incomprensión ante la violencia insensible que las fuerzas beligerantes infligen con una crueldad indescriptible a la población, que no para de sufrir".

El cese de las hostilidades acordado el pasado 21 de diciembre quedó en papel mojado un mes después, cuando la oposición sursudanesa acusó al Ejército gubernamental de atacar varias de sus posiciones y las fuerzas oficiales responsabilizaron a los rebeldes de haber iniciado las agresiones.

El pasado 24 de diciembre había entrada en vigor el alto el fuego acordado en Adis Abeba entre el Gobierno y las principales facciones rebeldes sursudanesas, con la supervisión de la IGAD.

Con esta pausa en los combates, la institución pretendía resucitar el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y la oposición en agosto de 2015, también en Adis Abeba, y detener la escalada de la violencia, en aumento los pasados meses en distintos puntos del país.

Pero poco después estallaran nuevos enfrentamientos entre combatientes de ambos bandos en el área de Diem Jalab, en el estado de Bahr al Gazal Occidental y en otras zonas de varios estados del país.

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013 entre las fuerzas leales al presidente, Salva Kiir, de la etnia dinka, y los leales al entonces vicepresidente, Riek Machar, de la tribu nuer, que fue acusado de orquestar un golpe de Estado contra el mandatario.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more