Seguidores del presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, y del movimiento Amal portan banderas del partido cerca de unos neumáticos en llamas durante una manifiestación en Beirut, Líbano, ayer. EFE

Más

Beirut, 30 ene (EFE).- El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, aseguró hoy que no permitirá que se divida a los libaneses, y el jefe del Estado, Michel Aoun, llamó a la calma, mientras que partidarios del primero protestan en contra del ministro de Exteriores, Gebrán Basil, por insultar a Berri.

"No permitiré que nada amenace la estabilidad del Líbano y la unidad de los libaneses", declaró Berri a la prensa hoy, después de que anoche sus partidarios cortaran carreteras, bloquearan calles con neumáticos ardiendo y dispararan al aire para mostrar su indignación por las ofensas dirigidas al también líder del grupo chií Amal.

Los seguidores de Berri, que siguen movilizados hoy en varios puntos del país, respondieron así a un vídeo filtrado recientemente, en el cual Basil acusa al presidente de la Cámara de ejercer un "poder abusivo" y de ser un "matón" a sueldo.

Por ello, piden la dimisión de Basil, tal y como lo ha hecho hoy el diputado Anuar al Jalil, miembro del grupo parlamentario de Berri, según el cual ya "es tarde para las disculpas".

Por su parte, el presidente Michel Aoun, suegro de Basil, instó hoy a la calma y al perdón, en medio de un conflicto que podría afectar al delicado equilibrio entre las distintas facciones políticas libanesas.

"Lo sucedido ayer, en los ámbitos político y de la seguridad, afecta a todo el mundo (…) y es un gran error que sigue a otro error", dijo Aoun.

Según un comunicado de su oficina, el mandatario aseguró que perdona a todos los que le atacaron a él y a su familia, y deseó que "aquellos que se atacan entre sí se perdonen, ya que la nación es la más grande y las divergencias políticas no deben ser personalizadas".

"Insto a los dirigentes políticos a ponerse a la altura de sus responsabilidades para hacer frente a los grandes retos que nos rodean y para preservar la estabilidad, la seguridad y la unidad nacional", añadió.

El viejo conflicto entre Berri, musulmán chií, y Basil y Aoun, de la comunidad cristiana maronita, ha resurgido a pocos meses de las elecciones legislativas previstas para el próximo mayo, las primeras desde 2009, ya que en los años anteriores las fuerzas políticas no se pusieron de acuerdo para convocar una cita con las urnas.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more