Un caso de corrupción y grave abuso azota a la policía de la ciudad de Baltimore, un escándalo de gran magnitud revelado luego de una larga investigación que ha implicado a ocho integrantes de un grupo de élite de esa agrupación policiaca.

Las revelaciones que se han dado en el caso son perturbadoras, por ejemplo policías que roban a sus detenidos, tanto el dinero que traían encima como el que sustraen irrumpiendo en sus domicilios sin orden judicial, o que perseguían sin motivo y robaban a ciudadanos inocentes tras acosarlos al frenar bruscamente frente a ellos con su automóvil, como relata The Root.

Algunos de los miembros del 'Gun Trace Task Force' de la Policía de Baltimore, acusados de robos, abusos y otros delitos. (CBS-WJZ)
Algunos de los miembros del ‘Gun Trace Task Force’ de la Policía de Baltimore, acusados de robos, abusos y otros delitos y que ya fueron arrestados. (CBS-WJZ)

Más

Pero uno de los asuntos más punzantes, como narra Vice, es que varios miembros de ese grupo policial de élite, llamado ‘Gun Trace Task Force’, llevaban siempre consigo pistolas de juguete o de postas para plantarlas en caso de que “accidentalmente le dispararan a alguien o se implicaran en un tiroteo”. Es decir, estaban plenamente conscientes y decididos a falsificar evidencia para exculpar actitudes potencialmente delictivas y encubrir casos de brutalidad policiaca perpetrados por ellos.

Uno de esos oficiales, el detective Maurice Ward, hizo esa revelación durante su testimonio y tras haberse declarado culpable de cargos de corrupción. Armas de juguete, además, fueron halladas en el auto de al menos uno de los detenidos. Y aunque al parecer no se especificó si Ward o sus compañeros del Task Force recurrieron alguna vez a esa infame táctica (que encubriría sus actos violentos bajo el supuesto de que los oficiales pensaron que el sospechoso portaba un arma y por ende era peligroso), sí se conoce que la instrucción provino del sargento de la agrupación y revela mucho del estado mental, contrario a la ley y abusivo en grado sumo, en el que habrían actuado esos policías durante sus andanzas.

La noción de plantar armas de juguete a víctimas de brutalidad policiaca para minimizar la responsabilidad de oficiales implicados es muy significativa porque, en realidad, casos similares se han dado en la realidad. Vice recuerda el trágico caso del niño de 12 años Tamir Rice, muerto en 2014 en Cleveland cuando un policía lo abatió a tiros por pensar que era peligroso, cuando en realidad solo portaba una pistola de juguete.

El niño de 12 años Tamir Rice fue acribillado por un policía en Cleveland en un caso de brutalidad policiaca. El menos solo jugaba con una pistola de juguete, y el oficial pensó, al parecer, que el arma era real y el chico un peligro. (AP)El niño de 12 años Tamir Rice fue acribillado por un policía en Cleveland en un caso de brutalidad policiaca. El menos solo jugaba con una pistola de juguete, y el oficial pensó, al parecer, que el arma era real y el chico un peligro. (AP)
El niño de 12 años Tamir Rice fue acribillado por un policía en Cleveland en un caso de brutalidad policiaca. El menos solo jugaba con una pistola de juguete, y el oficial pensó, al parecer, que el arma era real y el chico un peligro. (AP)

Más

Y de acuerdo a The Washington Post, entre 2015 y 2016, en Estados Unidos 86 personas que portaban pistolas de juguete, de postas o réplicas no letales de armas de fuego murieron abatidas en incidentes con la policía. Entre ellas varios menores de edad.

De los ocho miembros del infame Gun Trace Task Force de la Policía de Baltimore, de acuerdo al periódico The Sun, seis se han declarado ya culpables y cuatro cooperan con las autoridades. Dos de ellos, con todo, se han declarado no culpables y se encuentran actualmente siendo enjuiciados por cargos de robo, conspiración de crimen organizado y posesión de armas en un crimen violento.

Los acusados, se afirma, sostienen que los incidentes de los que los acusan son hechos aislados en medio de una larga carrera de lucha contra traficantes de armas y drogas. Pero varios de sus excompañeros de grupo que han admitido culpabilidad son también testigos en contra de los juzgados, y es probable que se les acabe hallando culpables luego de las largas investigaciones y escandalosas revelaciones del caso.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more