La líder del Partido Democrático Unionista (DUP), Arlene Foster. EFE/Archivo

Más

Dublín, 12 feb (EFE).- La líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, Arlene Foster, afirmó hoy que se han llevado a cabo "buenos avances" para lograr un acuerdo sobre la formación de un Gobierno de poder compartido en la provincia británica.

"Todavía no hay acuerdo, pero seguiremos trabajando para progresar", dijo la dirigente protestante al término hoy en Belfast de una ronda de conversaciones en la que participaron la primera ministra británica, Theresa May, y su colega irlandés, Leo Varadkar.

Los jefes de Gobierno del Reino Unido y la República de Irlanda viajaron a la región para dar un último impulso a las negociaciones, ante las informaciones que apuntan a que los partidos han acercado significativamente sus posiciones.

El Ejecutivo autónomo de Belfast cayó en enero de 2017 y May se vio obligada a convocar elecciones anticipadas en marzo, en las que el DUP y el Sinn Féin se confirmaron como los principales representantes de sus respectivas comunidades, la protestante-unionista y la católica nacionalista.

Desde entonces, no obstante, no han sido capaces de formar Gobierno y Londres tomó el pasado diciembre las riendas de la economía norirlandesa, como primer paso para considerar la posibilidad de asumir el control total de la región si no hay acuerdo próximamente.

"Creo que estamos cerca de lograr un acuerdo", destacó la nueva presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, quien sustituyó el pasado sábado al frente del partido al histórico Gerry Adams.

La dirigente nacionalista explicó que su equipo negociador mantuvo hoy reuniones con May y Varadkar, si bien no llegó a negociar directamente con el DUP.

"Obviamente tenemos que reunirnos cara a cara porque tenemos que resolver las cuestiones pendientes", agregó McDonald.

El DUP y el Sinn Féin mantienen diferencias sobre el asunto de la lengua gaélica, pues los nacionalistas quieren que se redacte una ley específica para protegerla, mientras los unionistas prefieren incluir este asunto en una legislación cultural más general, que contemple también aspectos relacionados con la identidad protestante.

Asimismo, el Sinn Féin pide cambios en la política social y de defensa de las minorías del Gobierno regional y aboga, entre otros asuntos, por la legalización del matrimonio homosexual, al que se opone el ultraconservador DUP.

Ambos partidos también discrepan respecto al legado del pasado conflicto en Irlanda del Norte y los mecanismos para asistir a las víctimas e investigar los crímenes cometidos tanto por los paramilitares como por las fuerzas de seguridad durante ese periodo.

A este respecto, Foster recordó hoy que cualquier acuerdo debe "reconocer la necesidad de respetar todas las lenguas y culturas" de la provincia británica, sin permitir que "una domine a la otra".

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more