Soldados turcos junto a milicias aliadas del Ejército Libre de Siria (ELS), en el cantón kurdosirio de Afrín. EFE/Archivo

Más

El Cairo, 18 feb (EFE).- El joven español identificado como "Baran Galicia", que luchaba en la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), y que ha muerto en el enclave kurdo de Afrín era un miliciano sin formación militar previa pero dispuesto a luchar en primera línea, según compañeros de filas.

El fallecido, llamado Samuel Prada León, de 24 años, "era un joven que no tenía experiencia militar", pero pese a ello, "estaba en primera línea y dispuesto a hacer lo que se le decía pese a todas las consecuencias", asegura a Efe en una conversación telefónica el miliciano español Simón.

Ambos lucharon el año pasado contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Al Raqa y Deir al Zur, en el noreste de Siria, y el fallecido sólo había recibido entrenamiento durante un mes en un campamento de las YPG.

Simón, integrante de la Unidad de Protección de Sinyar (YBS) -una milicia kurda surgida de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en esta región iraquí- convivió durante un mes con Baran en Al Raqa, considerada la "capital" del EI en Siria hasta que fuerzas lideradas por kurdos la liberaron.

Tras terminar esa misión en la ciudad siria, Baran estuvo en Sinyar (Irak) hasta que regresó a Siria para hacer frente a la ofensiva turca iniciada el 20 de enero contra Afrín.

Según un comunicado de esas milicias, Baran Galicia murió en combates el pasado 10 de febrero cuando luchaba contra "el ejército turco invasor y las bandas aliadas en el cantón de Afrín", en el noroeste de Siria, aunque no dieron más detalles.

Sin embargo, una fuente kurda de las YPG y amigo de Baran, que pidió el anonimato, indicó a Efe en una conversación telefónica desde Afrín que el español murió en el acto el pasado día 10, cuando recibió un disparo en los enfrentamientos con las fuerzas turcas que habían atacado el pueblo de Haj Eskandar.

Según Simón, Baran murió después de que las YPG dieran "la voz de alarma", de acuerdo con el relato de otro miliciano español, identificado como Sidar, que se encontraba con el fallecido cuando le llamaron para ir al frente de batalla, aunque no acudió.

El joven, nacido en Ourense el 6 de septiembre de 1993, "no tenía ninguna razón religiosa" para unirse a las filas de las milicias, sino que era más "por tema humanitario, ya que sufría mucho por lo que les pasaba a los civiles", comenta Simón.

Baran llegó a Rojava -como se denomina el Kurdistán sirio- en julio de 2017 para unirse a las YPG, y posteriormente fue enviado al campamento para recibir entrenamiento "ideológico", familiarizarse con el "lenguaje de las armas", así como en los "principios de igualdad de género", afirmó la fuente de las YPG.

Una vez que finalizó la formación, participó en la campaña contra el EI en Deir al Zur con "todo el equipo de voluntarios extranjeros" de las YPG, apuntó la fuente de la milicia.

En un vídeo al que ha tenido acceso Efe, Baran, vestido con uniforme y un turbante negro, se presenta hablando un inglés rudimentario y asegura que se ha unido al grupo para "ayudar a la gente en la lucha contra el Dáesh", acrónimo en árabe del EI.

Fusil en mano y frente a un cartel de las YPG, indica en la grabación, que no está datada, que su educación en la academia de las YPG ha sido militar, donde le han enseñado a disparar para ser francotirador, y el idioma kurdo.

La fuente de las YPG dijo que Baran era un luchador fuerte y bueno, que acudió a Afrín por voluntad propia y que ya había mejorado sus habilidades militares.

Además, afirmó que le apasionaba la participación de la mujer en la batalla, pues el español tenía un profundo respeto y amor a las mujeres que combatían, según el relato de la fuente.

Junto a Baran fallecieron otros dos combatientes extranjeros, identificados como Olivier François Jean Le Clainche, de nacionalidad francesa, y Sjoerd Heeger, holandés.

Turquía lanzó hace un mes la operación Rama de Olivo, con el apoyo de grupo rebeldes sirios, en contra de las milicias kurdas sirias que considera terroristas por sus vínculos con el Partido de Trabajadores del Kurdistán, la guerrilla kurda presente en Turquía.

Azza Guergues e Isaac J. Martín

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more

Artículos Relacionados