Las elecciones del 4 de marzo en Italia difícilmente terminarán con un partido o una coalición con una mayoría necesaria para gobernar. Un grupo de líderes cansados, una campaña electoral de todo menos excitante —sin enfrentamiento y sin grandes mítines en las plazas italianas—, una opinión pública aturdida —los indecisos representan alrededor del 30%— y una ley electoral controvertida y poco eficaz son los principales elementos de un panorama que es de todo menos fácil de descifrar. Y los resultados son cada vez más inciertos.

Los últimos sondeos publicados, a dos semanas del voto, muestran una situación bloqueada. La coalición de centro derecha, formada por Forza Italia (Silvio Berlusconi), Lega Nord (Matteo Salvini) y Fratelli d'Italia (Giorgia Meloni), alcanzaría un dato de alrededor del 34-38%, lo que les daría ventaja pero no la suficiente para obtener la mayoría absoluta de escaños. El Movimiento 5 estrellas del líder en ascenso Luigi Di Maio sería el partido con más apoyo, pero no alcanzaría más de un 28-30%.

Silvio Berlusconi (Forza Italia).Silvio Berlusconi (Forza Italia).
Silvio Berlusconi (Forza Italia).

Más

Por su parte, el Partido Democrático de Matteo Renzi pagaría la escasa aprobación del ex primer ministro, moviéndose entre el 20 y el 24%. En conjunto, la coalición de centro izquierda podría beneficiarse del resultado de Emma Bonino, con su lista +Europa. Aún así, los posibles apoyos a los miembros de la exponente exradical podrían dañar al Pd que ya está obstruido por la lista de izquierdas de Liberi e Uguali, que unifica a muchos exdemócratas enemistados con Renzi y que se estima que obtendrá alrededor de un 5%.

En resumen, el panorama tras las votaciones en Italia es de todo menos claro. Lo único que parece seguro es que el verdadero juego comenzará el día posterior a las elecciones del 4 de marzo, cuando por procedimiento institucional el presidente de la República, Sergio Mattarela, iniciará las consultas con los jefes de los grupos parlamentarios con el fin de señalar a un futuro primer…

Sigue leyendo en El HuffPost

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more