Un monitor muestra vuelos cancelados en el aeropuerto de LaGuardia, en Nueva York
Un monitor muestra vuelos cancelados en el aeropuerto de LaGuardia, en Nueva York en Queens, Nueva York, Estados Unidos, el 2 de marzo de 2018. REUTERS/Amr Alfiky

Más

Por Joseph Ax

PRINCETON, EEUU (Reuters) – Casi dos millones de personas seguían sin energía eléctrica en la costa oriental estadounidense el sábado, mientras los residentes se preparaban para más inundaciones tras el paso de una poderosa tormenta que dejó al menos siete muertos.

La nieve y la lluvia pararon el sábado por la mañana, pero meteorólogos dijeron que fenómenos climáticos asociados con la tormenta seguirán afectando al noreste de Estados Unidos con ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora, pese a que se movía cientos de kilómetros mar adentro.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS) de Estados Unidos advirtió que la próxima marea aleta a eso de las 1700 GMT provocará nuevas inundaciones, con un aumento del nivel del agua de hasta 0,9 metros y olas de hasta 7,6 metros, y había una alerta en efecto para casi toda la costa de Nueva Inglaterra.

Tras varias horas de servicio suspendido por los cortes de energía, se reanudaron los viajes de trenes Amtrak entre Nueva York y Washington, indicó el servicio en un comunicado, aunque advirtió a los pasajeros que habría retrasos.

El frente de mal tiempo generó vientos huracanados en Boston y en las comunidades costeras cercanas, donde marejadas ciclónicas y mareas altas llevaron el agua del mar a las calles.

Ráfagas de viento de más de 140 kilómetros por hora derribaron árboles y cables en la región. Caídas de ramas provocaron la muerte de al menos siete personas, incluyendo a tres niños en Connecticut, Maryland, Nueva York, Pensilvania, Rhode Island y Virginia, según medios locales y la policía.

El servicio meteorológico privado AccuWeather indicó que la tormenta provocó la caída de hasta 46 centímetros de nieve en zonas del estado de Nueva York y Pensilvania, y la ciudad de East Bridgewater, en Massachusetts, registró 15,24 centímetros de agua de lluvia, dijo el NWS.

La tormenta también provocó problemas en el transporte. El viernes, más de un cuarto de los vuelos hacia y desde los tres principales aeropuertos de Nueva York fueron cancelados, así como en el aeropuerto de Boston, según el servicio de seguimiento aéreo FlightAware.com.

El sábado también fueron cancelados cientos de vuelos en ambas ciudades.

(Reporte adicional de Brendan O'Brien en Milwaukee. Editado en español por Janisse Huambachano)

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more