El mariscal Jalifa Haftar. EFE/Archivo

Más

Trípoli, 5 mar (EFE).- El mariscal Jalifa Haftar, hombre fuerte del este de Libia, lanzó una operación militar en el sur del país para frenar los enfrentamientos en la localidad de Sabha, escenario desde hace tres semanas sucesivas de combates entre tribus rivales.

Un comunicado difundido hoy en su página web por la Fuerza Karama, controlada por Haftar, reveló que la ofensiva, llamada "Fard al Kanun" (Imponer la ley), comenzó el domingo con el traslado de tropas desde la base de Benina, en el este, a la base de Barak, en el sur de Libia.

La nota no detalló, sin embargo, cuántas tropas y qué armamento han sido trasladados a la capital del sur, uno de los principales núcleos del contrabando de personas, combustible y armas que domina toda la franja del Sahel.

Los combates entre la tribu Awlad Sulaiman y los Tebu, que controlan la parte oriental de la frontera sur de Libia, estallaron hace una semana y han causado la muerte a seis civiles y heridas a decenas más, explicó a Efe Usama al Wafi, portavoz del hospital de la ciudad.

Además, han obligado a más de 120 familias a desplazarse de forma interna.

"Los muertos son civiles, y entre los heridos figuran mujeres y niños", declaró a Efe Al Wafi antes de añadir que la mayor parte de las familias obligadas a abandonar su hogar proceden del barrio de Al Toyuri, próximo a la zona de combate.

La tribu Awlad Sulaiman, de origen árabe, acusa a los Tebu, que tienen relaciones de sangre con clanes en Chad y Niger, de contar con el apoyo de grupos armados provenientes de estos países y de la región de Darfur, en Sudán.

Asentados en las ciudades de Sabha y Kofra, los Tebu sufrieron el desprecio del líder libio Muamar al Gadafi, depuesto en 2011, quien en las décadas de los setenta y los ochenta los utilizó como tropas de asalto en la guerra en Chad.

Los Awlad Sulaiman contaron con el apoyo del dictador y ahora han pedido amparo al gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, que ha prometido formar "una fuerza militar para asegurar y proteger la región sur de todos los peligros y apoyar la fuerza del gobierno en la región del sur y proporcionar todo lo necesario".

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y de la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a la victoria de los rebeldes sobre la larga dictadura de Muamar al Gadafi.

En la actualidad, en el país hay dos gobiernos, uno sostenido por la ONU en el oeste y otro tutelado por el mariscal Jalifa Haftar, antiguo líder de la oposición a Al Gadafi en el exilio reclutado por la CIA, quien controla el este del país.

Las regiones del sur, zonas que adolecen de un vacío de poder, se han convertido en un bastión para grupos yihadistas y mafias trasnacionales del norte de África y el Sahel dedicadas al tráfico ilegal de personas, armas y combustible.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more