El proteccionismo económico ha sido una de las principales promesas de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que este viernes ha dado el primer gran paso hacia una previsible "guerra comercial" con la imposición de aranceles sobre el acero y el aluminio.

"No tomamos estas acciones por elección, sino por necesidad", ha asegurado Trump durante un acto en la Casa Blanca en el que estuvo acompañado por miembros de su gabinete y por trabajadores de la industria siderúrgica, a la que busca beneficiar esta medida.

La nueva imposición, que se suma a otras previas sobre productos concretos, será de un 25 % para el acero y de un 10 % para el aluminio en las importaciones y afectará a todos los países que los vendan a EE UU, a excepción, por el momento, de Canadá y México.

Ambos países quedan de forma indefinida fuera de estos nuevos aranceles, que entrarán en efecto dentro de 15 días, a la espera de que se alcance un acuerdo entre las tres potencias norteamericanas en las actuales negociaciones del Tratado de Libre Comercio para América Norte (TLCAN).

Trump durante su anuncio de aranceles al acero y al aluminio.
Trump durante su anuncio de aranceles al acero y al aluminio.

Más

El mandatario ha argumentado que tanto el acero como el aluminio son "vitales" para la "seguridad nacional", en referencia a su presencia en infraestructuras y en la fabricación de material relacionado con el ámbito de Defensa, y ha incidido en la necesidad de proteger ambas industrias.

Ante la posibilidad de que los nuevos aranceles provoquen una "guerra comercial" con otros países y organizaciones supranacionales, el propio Trump ha dicho en los últimos días que estas batallas son "buenas" y "fáciles de ganar".

Sin embargo, no ha sido una decisión fácilmente digerida por parte del Partido Republicano y del propio Gobierno, ya que se sospecha que incluso ha motivado la renuncia de su principal asesor económico, Gary Cohn, expresidente de Goldamn Sachs y acérrimo defensor de las ventajas de la globalización y el libre comercio.

La firma se ha producido tras una semana…

Sigue leyendo en El HuffPost

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more