• Antes del 1 de mayo, cerca de 40.000 migrantes africanos que ahora viven en
  • Antes del 1 de mayo, cerca de 40.000 migrantes africanos que ahora viven en

1 / 4El plan de Israel para deportar a 40.000 'soñadores' africanosAntes del 1 de mayo, cerca de 40.000 migrantes africanos que ahora viven en

Antes del 1 de mayo, cerca de 40.000 migrantes africanos que ahora viven en Israel tendrán que tomar una decisión drástica: o se dejan deportar al país del que marcharon, o admiten que los manden a un tercer estado que nada tiene que ver con ellos, o entran en prisión por no tener papeles. Aguardar a que se les conceda el asilo no es una opción desde que el Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu reformó en diciembre la llamada "ley anti infiltración". Queda la maleta o la cárcel. Tras la medida está supuestamente la "protección de un pequeño estado frente a los ilegales" y "el mantenimiento de su esencia judía", en palabras de Aryeh Deri, ministro de Interior. Las organizaciones de derechos humanos y las Naciones Unidas sólo ven nuevos dreamers expulsados del paraíso.

A principios de febrero, Israel empezó a mandar cartas a los afectados -hombres de Sudán y de Eritrea-, informando de su medida. Se les comunicaba que tienen 60 días para irse del país o serán encarcelados y se les ofrecen 3.500 euros de ayuda para su nueva vida y un billete de avión, de ida. Sólo les dicen que el viaje será a "destinos seguros", pero los afectados dudan que lo sean sus países, de los que escaparon por la guerra y la persecución. Se rumorean Uganda y Ruanda como opciones alternativas, pero nadie lo explica claramente. Sí se ha informado de que, por cada persona, el país de acogida recibirá más de 4.000 euros. En esta primera fase de expulsión, quedan fuera las mujeres (unas 7.000), los niños (más de 5.000) y los adultos varones con menores a su cargo (en un número no definido).

Hasta ahora, estos africanos han estado viviendo concentrados en el sur y la periferia de Tel Aviv, la capital, con visas de uno o dos meses, seis a lo sumo, que van renovando a la espera de poder presentar sus peticiones de asilo en el país occidental que menos estatus de este tipo reconoce, 200 en 60 años, según datos de la Línea Caliente (Hotline) para…

Sigue leyendo en El HuffPost

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more