La activista saharaui Aminetu Haidar. EFE/Archivo

Más

Sidi Fredj (Argel), 1 abr (EFE).- La activista saharaui de los derechos humanos Aminetu Haidar denunció hoy que las primeras investigaciones hechas sobre fosas comunes halladas en el Sahara revelan que Marruecos asesinó e incluso enterró aún vivos a decenas de presos saharauis.

En una entrevista concedida a Efe durante la sexta Conferencia Internacional del Derecho de los pueblos a la resistencia, celebrada en Argel, la activista aseguró que esas pruebas demuestran que el Consejo de Derechos Humanos está equivocado al asegurar que murieron en una prisión de Samara.

"Esto confirma lo que siempre hemos dicho como defensores de los derechos humanos. Que el estado marroquí ha enterrado a saharauis vivos en fosas comunes y ha matado cientos y cientos de saharauis", afirmó.

"Las fosas comunes descubiertas últimamente han desmentido lo que ha dicho el Consejo de Derechos Humanos y la llamada instancia de la Justicia, que dice que murieron en una prisión de Samara. Es mentira, los han matado", afirmó.

Haidar, que también ha sido encarcelada por la fuerza ocupante del Sahara Occidental, denunció, asimismo, que la situación de los derechos humanos se ha deteriorado desde que Marruecos consiguiera bloquear la actividad de la misión de observación de Naciones Unidas (MINURSO) en las zonas ocupadas.

"Marruecos sigue, como siempre, violando todos los derechos fundamentales de los saharauis. Estamos privados de derechos fundamentales como, por ejemplo, el de manifestarse o la libertad de opinión", recordó.

"La tortura sigue presente en las comisarías de policía, incluso en las calles. Las manifestaciones son violentamente reprimidas, se practican detenciones arbitrarias incluso de menores y las cárceles marroquíes llenas de presos de conciencia", agregó.

A este respecto puso como ejemplo el movimiento reivindicativo saharaui Gdeim Izik en El Aaiún "que está en huelga de hambre. Esto pasa en un territorio que forma parte del Sahara Occidental y al que ya no tienen acceso los observadores internacionales", recalcó.

"Existe una misión de la ONU, la MINURSO, que no puede supervisar los derechos humanos. La situación es deplorable. Cada vez más deteriorada", añadió.

Aun así, insistió en que, pese a más de 40 años de guerra y exilio, el pueblo saharaui está dispuesto a seguir en la lucha hasta conseguir el referéndum de autodeterminación comprometido por la ONU tras el acuerdo de alto el fuego firmado con Marruecos en 1991, tras 16 años de guerra.

"Vamos a continuar nuestra lucha pacífica y vamos a continuar luchando y sacrificando con nuestras vidas incluso hasta garantizar el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y la independencia", concluyó.

La activista protagonizó en noviembre de 2009 una huelga de hambre durante 32 días en el aeropuerto español de Lanzarote tras ser expulsada de su país por las autoridades de Marruecos.

La sexta Conferencia Internacional sobre el Derecho de los Pueblos a la Resistencia cerró el sábado con una denuncia a Marruecos por las violaciones de los derechos humanos del pueblo saharaui y la exigencia a la ONU y a la Unión Europea de que garanticen y agilicen el referéndum de autodeterminación.

El foro arrancó con un discurso del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, en el que exigió a la UE que aplique "de forma rápida y estricta" la última decisión del Consejo de Justicia europeo, referente a las aguas territoriales.

Y con el anuncio por parte del político belga Pierre Galand de que parlamentarios europeos prevén organizar en noviembre próximo en Madrid una "gran conferencia internacional" de solidaridad con el pueblo saharaui.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more

Artículos Relacionados