El presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador peruano Gustavo Meza-Cuadra, ofrece una rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas de Nueva Yor, EE.UU., el 2 de abril del 2018. EFE

Más

Naciones Unidas, 2 abr (EFE).- Los viajes a Birmania, Bangladesh e Irak, los conflictos en Oriente Medio y las reuniones sobre mantenimiento de la paz marcarán la presidencia peruana del Consejo de Seguridad de la ONU durante este mes de abril.

La agenda, aprobada hoy por los quince Estados miembros en un breve encuentro, incluye además citas importantes sobre Colombia, el Sáhara Occidental y otros conflictos.

A diferencia de otros meses, en abril el Consejo de Seguridad pasará mucho tiempo lejos de Nueva York.

Los embajadores viajarán a Birmania (Myanmar) para analizar la situación en el país tras el desplazamiento masivo de miembros de la minoría rohinyá desde el estado de Rakáin a la vecina Bangladesh.

La visita, que llevaba varios meses en preparación, tiene el visto bueno de las autoridades birmanas, que anteriormente habían defendido que el momento no era el adecuado.

"Todavía no puedo adelantar detalles, pero sí tenemos ya la buena disposición del Gobierno de Myanmar para aceptar la visita", explicó hoy en una conferencia de prensa el embajador de Perú ante la ONU, Gustavo Meza-Cuadra.

La intención del Consejo es viajar al estado de Rakáin, epicentro de la crisis tras una operación del Ejército birmano que la ONU calificó como una "limpieza étnica de manual".

Según Meza-Cuadra, el Consejo de Seguridad considera importante "ir al terreno" y ver de primera mano los hechos y posibles soluciones.

Los embajadores tienen previsto visitar también Bangladesh, donde se han refugiado cientos de miles de rohinyás.

Por separado, el Consejo de Seguridad viajará en abril a Irak y se desplazará además a Suecia, donde celebrará su retiro anual con el secretario general de la organización, António Guterres.

Como es habitual, varios conflictos de Oriente Medio figuran en la agenda mensual del Consejo, empezando por Siria, con reuniones sobre la situación política y humanitaria en el país y sobre el uso de armas químicas durante la guerra.

Los quince países también tienen previsto analizar la guerra en Yemen, en una primera reunión con el nuevo enviado de la ONU para este país, Martin Griffiths.

El conflicto palestino-israelí, mientras, será objeto de un amplio debate el próximo día 26, aunque también podría haber antes nuevas reuniones sobre la violencia en la franja de Gaza.

La semana pasada, el Consejo de Seguridad ya se reunió de urgencia tras la muerte de al menos dieciséis palestinos en la Gran Marcha del Retorno organizada por el movimiento Hamás en la frontera entre Gaza e Israel.

El mantenimiento de la paz y la prevención de conflictos centrarán este mes varias reuniones especiales organizadas por Perú, incluida una sesión ministerial el próximo día 25.

Además, habrá sendos debates abiertos sobre la prevención de la violencia sexual en las guerras y sobre el papel de los jóvenes en la construcción de la paz.

El 19 de abril Colombia centrará la atención del Consejo de Seguridad, con una revisión de las actividades de la misión política que Naciones Unidas tiene en el país para apoyar la implementación de los acuerdos de paz con las FARC.

A la cita se espera que acuda la canciller colombiana, María Ángela Holguín, según adelantó hoy Meza-Cuadra.

No se prevé, mientras tanto, que el Consejo de Seguridad se ocupe de la crisis en Venezuela, aunque es una situación que para Perú resulta "muy grave" y "muy preocupante", según dijo hoy su embajador preguntado al respecto.

Por otra parte, el Consejo de Seguridad debe renovar este mes el mandato de las operaciones de la ONU en Haití (Minujusth) y en el Sáhara Occidental (Minurso), por lo que tiene programadas varias reuniones sobre ambas cuestiones.

En el caso del Sáhara las discusiones del Consejo llegan en medio de un posible aumento de la tensión, después de que Marruecos advirtiese ayer de que recurrirá "a todos los medios" para desalojar al Frente Polisario del extremo este del Sáhara Occidental, que el movimiento independentista saharaui llama "territorios liberados", si la ONU no actúa "y asume plenamente sus responsabilidades".

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more