• Varios agente antidisturbios se enfrentan con pobladores y estudiantes de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI) el 21 de abril de 2018, durante el cuarto día de protestas en contra de las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en Managua. EFE

1 / 2Vista de una llanta incendiada por manifestantes durante un día de protestas en Managua (Nicaragua). EFE

Managua, 22 abr (EFE).- El comercio ha colapsado y la escasez ha empezado a hacerse patente hoy en Managua y varias ciudades del Pacífico de Nicaragua, en el quinto día de manifestaciones contra el Gobierno por decisiones económicas y sociales en las que, según datos de ONG, han muerto al menos veintisiete personas.

Al saqueo en los supermercados y tiendas se unió la avalancha de personas que acudió hoy a los establecimientos para comprar alimentos, a fin de hacerse con reservas.

Las estanterías de la mayoría de supermercados se vaciaron antes del mediodía, debido a las miles de personas que se acercaron para comprar todo tipo de víveres.

Quienes quisieron sacar dinero de los cajeros automático no lo lograron, pues habían sido desconectados o destruidos.

Las gasolineras que permanecían abiertas atendían largas filas de automóviles, cuyos dueños estaban desesperados por llenar los depósitos.

Familias de clase media-alta que no encontraban comercios abiertos se salían de las carreteras para realizar sus compras en pequeñas tiendas o "pulperías", lugares en los que jamás se habían detenido.

Además, vecinos de diferentes barrios se enfrentaron a golpes a supuestos miembros de la Juventud Sandinista y otros grupos afines del Gobierno, a quienes señalaban de ser los saqueadores.

En los informativos oficialistas se aseguraba que "grupos de la derecha" realizaban saqueos masivos, mientras la gente en las redes sociales reclamaba que la Policía reprimiera a los manifestantes pero que no hacía nada por impedir los saqueos.

Se han colgado en las redes fotos y vídeos de agentes policiales cargando cajas con productos de supermercados invadidos.

El mensaje el sábado del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega aceptando dialogar con los empresarios sobre de las reformas de la seguridad social, el asunto detonante de las protestas, lejos de calmar los ánimos los avivó, dado que los manifestantes no se identifican con ninguna de las partes.

Las protestas contra Ortega se iniciaron el miércoles pasado por unas reformas a la seguridad social que elevan las cuotas, reducen las pensiones y establecen cotizaciones de por vida.

Pero la población también clama en la calle contra los supuestos fraudes electorales, las continuas alzas de los combustibles, la actuación impune de la Policía, las muertes sin explicación de campesinos que se oponían al Gobierno y el discurso oficial de "paz y reconciliación" que supuestamente no refleja la realidad del país.

Soldados del Ejército se mantienen desplegados en varias ciudades por segundo día, tras una noche de enfrentamientos y vandalismo, que se recrudece de jornada en jornada.

Los hechos violentos han causado al menos veintisiete muertos, incluidos un periodista a causa de un tiro fulminante, un adolescente y un policía, según organizaciones humanitarias, aunque el Gobierno solo ha informado de diez fallecidos y lo hizo el viernes pasado.

También hay más de 100 heridos y se desconoce el número de detenidos.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more

Artículos Relacionados