Y en un giro inesperado de acontecimientos, resulta que el polémico #bendgate fue real y hasta Apple lo sabía. Unos documentos internos de la propia Apple demuestran que la compañía había realizado pruebas de los iPhone 6 en 2014, llegando a la conclusión de que eran más propensos a doblarse que los modelos anteriores.

Como parte de la demanda colectiva en contra de Apple por el 'Touch Disease', la jueza a cargo del caso, Lucy Koh, ha expuesto los documentos internos de Apple donde se confirma la presencia del #bengate, que a su vez es el responsable del fallo que hacía que los iPhone 6 Plus perdieran sus capacidades táctiles.

Un fallo de diseño que fue corregido en los iPhone 6s

Para quienes no lo recuerden, en el 2014, cuando los iPhone 6 y 6 Plus fueron anunciados, Apple fue duramente criticada porque sus nuevos dispositivos contaban con una característica sorpresa: se doblaban.

Apple no dio mucha importancia a ello, provocando que sólo en algunos casos se aplicara la garantía. Vamos, según las cifras oficiales de Apple, sólo 9 usuarios se quejaron del 'bendgate', cuando los diversos foros en internet estaban llenos de quejas, incluso abrieron las puertas de sus instalaciones de pruebas para demostrar que no, los dobleces de los iPhone 6 no eran un fallo y eran resultado del mal uso.

En 2016, dos años después del 'bendgate', algunos usuarios empezaron a reportar que sus iPhone 6 Plus estaban perdiendo la capacidad táctil, algo a que se conoció como 'Touch Disease'. A diferencia del 'bendgate', aquí los usuarios si tenían un fallo que no caía en la subjetividad y emprendieron acciones legales en contra de Apple.

Cerca de 10.000 usuarios presentaron una demanda colectiva en algo que apuntaba a un defecto de fabricación en las pantallas de los iPhone 6. La sorpresa fue cuando se descubrió que este fallo era ocasionado por los dobleces en los dispositivos, que hacían que el chip del controlador táctil se despegara de la placa base.

Pero ojo, Apple nunca admitió que el fallo de las pantallas era ocasionado por el 'bendgate', sino que se trató de un fallo provocado porque "los dispositivos se enfrentaron a varias caídas sobre una superficie dura generando estrés".

Ahora, como parte de la demanda del 'Touch Disease', la jueza Koh confirmó que Apple realizó varias pruebas a los iPhone 6 y 6 Plus antes de su lanzamiento, donde uno de los resultados fue que el iPhone 6 tenía 3,3 veces más probabilidades de doblarse que el iPhone 5S, mientras que el iPhone 6 Plus tenía 7,2 veces más probabilidades de sufrir dobleces respecto a la generación anterior.

Ambos problemas habrían sido resueltos en los iPhone 6s, pero Apple nunca aceptó públicamente la existencia del 'bendgate'. Ahora, a pesar de tener estas pruebas en la mesa, Apple no ha salido a dar declaraciones al respecto, por lo que estaremos atentos ante cualquier novedad.

También te recomendamos

¿Puede competir el TV del salón con las gradas de los estadios deportivos?

Tim Cook confirmó que se podrá desactivar la ralentización del iPhone en la próxima actualización de iOS 11

La gran incógnita del iPhone X el año que viene: algunos analistas lo dan por "muerto", y tienen parte de razón


La noticia El #bendgate fue real: nuevos documentos muestran que Apple sabía que los iPhone 6 eran más propensos a doblarse fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Read more