• Según los denunciantes, en su mayoría personas naturales, sus nombres de usuario ante la compañía fueron sustituidos en horas de la madrugada por la frase "Quiten los tranques (bloqueos)". EFE/Archivo

1 / 2Vista de una máscara de la danza tradicional "Baile de Negras" junto a la bandera de Nicaragua sobre el ataúd del joven Jorge Zepeda durante su entierro este jueves 7 de junio de 2018, en Masaya (Nicaragua). EFE

Managua, 8 jun (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno, Rosario Murillo, calificó la reunión del presidente nicaragüense Daniel Ortega con los obispos como un importante encuentro "que nos marca el horizonte de diálogo en nuestro país".

"Agradecemos en primer lugar a Dios por ese encuentro, luego a los señores obispos que se tomaron el tiempo para prepararlo y para estar ahí, y estoy segura que a todos los asistentes nos reunió el amor a nuestro país, y luego, por supuesto, la fe y la esperanza en Cristo Jesús", indicó la dignataria.

La primera dama mostró su esperanza en que "nuestra patria recupere los rumbos de cariño, encuentro, perdón, reconciliación y sobre todo bien común".

La vicepresidenta pidió oración a los nicaragüenses por la paz, el diálogo y la reconciliación.

"La oración es una eficaz herramienta de los cristianos para que se produzcan más y más milagros. El primer milagro que pedimos todos es la paz, la concordia, la capacidad de vivir en cariño, desterrar el odio, que nuestro corazón no albergue odio hacia nadie", comentó.

El cardenal y arzobispo metropolitano, Leopoldo Brenes, anunció ayer que la Conferencia Episcopal, durante una reunión con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, había hecho entrega de una propuesta de democratización para evaluar la posibilidad de retomar el diálogo.

"Le hemos entregado la propuesta que recoge los sentimientos de muchos sectores de la sociedad nicaragüense y expresa el anhelo de la inmensa mayoría de la población. Esperamos su respuesta por escrita lo más pronto posible", dijo el presidente de la Conferencia Episcopal en una declaración a la prensa.

Ortega y los obispos de la Iglesia católica se reunieron este jueves de forma privada con un diálogo que, según Brenes, transcurrió en un ambiente de "serenidad, franqueza y sinceridad" y en el que le expresaron al mandatario "el dolor y la angustia" del pueblo ante la violencia de las últimas semanas.

Es ahí donde le plantearon la "agenda consensuada" de la mesa plenaria del diálogo nacional, "sobre la democratización del país", y donde le entregaron esa propuesta, para la que, según dijo el obispo Silvio Báez a los periodistas más tarde, Ortega les pidió dos días antes de contestarles para reflexionar.

Una vez que el presidente les responda formalmente, la Iglesia convocará a la mesa plenaria del diálogo nacional para valorar la respuesta y, por tanto, "la factibilidad de continuar el mismo diálogo nacional".

Nicaragua cumple hoy 52 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta que vive el país centroamericano en 30 años, que ha dejado al menos 135 muertos y más de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

RebloguearCompartirTuitearCompartirRead more